Economía: llueven las buenas noticias. Las elecciones presidenciales francesas en el núcleo de una operación europea de recuperación del control mediático

La voz de Francia en el mundo parecía haber desaparecido, al menos en 2007, bien lejos del resplandor de la diplomacia francesa en 2003, cuando el país se opuso a la Guerra de Irak. Y sin embargo, cuando creíamos que al país no le quedaba un ápice de influencia, las elecciones presidenciales francesas de 2017 han atraído una atención internacional apenas vista, señal de que la insignificante Francia quizás no sea tan insignificante cuando amenaza con elegir una presidenta de extrema derecha en el corazón de Europa. Pero la sentencia está dictada y el mundo vuelve a respirar: aunque Francia sea el país occidental que más ha sufrido el terrorismo en los últimos años, los franceses han evitado caer en la xenofobia y el repliegue, rechazando por más de un 65% a la candidata de extrema derecha, Marine Le Pen…
Para leer más: GEAB 115