Leer anuncio públic
Perspectives
pic-geab-108 Gran aislamiento de EE.UU.: cuando las finanzas mundiales toman su propio camino, el precipicio está cerca

Hasta ahora, el gran aislamiento voluntario de EE.UU. frente al resto del mundo, actualmente en curso, era ante todo geopolítico, como ya hemos analizado en estas páginas innumerables veces, un aislamiento que no puede más que empeorar, sea cual sea el resultado de las elecciones presidenciales (para Trump, será por ausencia de política exterior; para Clinton, por su violencia). A esta dimensión política se añade ahora un ámbito hasta ahora evitado, un ámbito que se encontraba además en el corazón del poder de EE.UU. en el mundo de antes (no es de extrañar que llegue el momento en el que ya no puede sostenerse), las finanzas.

El caso del Deutsche Bank, un espantapájaros muy útil

Cuando está pasando por un momento difícil, EE.UU. siempre utiliza el mismo método para camuflar sus problemas, sacar a la luz los problemas de los demás, siendo a menudo Europa la afectada. Cuando el mundo descubre con la boca abierta la multa récord de 14.000 millones de dólares impuesta al Deutsche Bank[1] por EE.UU., observa con horror los abusos cometidos por este banco[2], pero también debe observar los intereses a los que sirve esta sanción. Muchos lo han visto como una pequeña venganza tras la multa de Apple en Europa[3], una explicación que no se puede descartar, pero hay cosas más importantes. Al meter en problemas al banco más grande de Europa, EE.UU. ha logrado centrar el debate en los problemas de los bancos europeos en general. A pesar de la asombrosa estabilidad financiera en Europa, tras todos estos años de tormenta (en parte gracias a las inyecciones del BCE, no lo olvidemos, aunque probablemente estuvieran al servicio de las finanzas mundiales, más que al de los intereses europeos), no estamos afirmando que el sector bancario europeo no tenga ningún problema, nada más lejos[4]. Pero sí creemos que es un espantapájaros muy práctico para desviar las miradas de las dificultades estadounidenses, pues los titulares de los artículos sobre el caso del Deutsche Bank son bastante alarmistas: quiebra inminente, rescate necesario, contagio a otros bancos europeos, incluso próxima crisis a la vista[5], etc.

Por no mencionar el crecimiento económico de EE.UU. que ya no puede debilitarse más, como vemos en el gráfico siguiente[6], la incapacidad de la Fed para elevar sus tipos de interés revela la debilidad de la economía del país.

fig1Gráfico 1 – Crecimiento oficial de la economía estadounidense por trimestre (a ritmo anualizado) desde enero de 2015. Fuente: Trading Economics

El mercado laboral sigue resintiéndose, a pesar del anuncio de una tasa de desempleo de alrededor de solo el 5%, que no refleja la realidad para nada, cuando observamos que la tasa de empleo se encuentra en el punto más bajo desde los años 1970 (en resumen, la bajada en la tasa de desempleo no es más que el fruto de la bajada en la tasa de empleo).

fig2Gráfico 2 – Tasa de empleo (azul, escala de la derecha) y de desempleo (rojo, escala de la derecha) en EE.UU. desde 2007. Fuente: FRED.

Otra reflexión: a pesar ... Leer