Leer anuncio públic
Perspectives
GEAB 101 3 2016 – Alerta sobre el dólar, la crisis financiera, el petróleo, los bancos … gran retirada táctica frente al inminente “aterrizaje forzoso”

Nuestro equipo ha optado por colocar 2016 bajo el signo de una “gran retirada táctica”, que afecta a todos los niveles de la organización social, comenzando por supuesto con los niveles nacionales, pero no sólo ellos.

Esta retirada o repliegue no representará aún en 2016 el final de la movilidad global, de los intercambios internacionales o de Internet, y el mundo seguirá siendo una aldea global. Sin embargo, veremos cómo se levantarán muros, la implementación de nuevas regulaciones, el control de flujos, el rearme de los ejércitos, la fragmentación de mercados… todo esto no a nivel internacional, ya que el fracaso de la reforma de la gobernanza mundial es patente, sino sobre la base de las únicas entidades políticas disponibles en el mercado: los Estados nacionales, los grupos religiosos y étnicos, ciertas organizaciones supranacionales y locales.

Es el final de la gran orgía mundial; todo el mundo se va a casa … con una buena resaca.

Y las puertas abiertas se cerrarán gradualmente en una nueva configuración global de estabilización. 2015 ha sido testigo de importantes cambios en las alianzas estratégicas. El campo occidental se ha fragmentado, algunos fragmentos incluso se han separado, mientras que la confianza en los nuevos aliados todavía no ha llegado.

El mejor ejemplo de todo es el gran cambio de equilibrio de alianzas en Oriente Medio. Para el “campo occidental” y, particularmente para Israel, el enemigo ya no es Irán, sino Arabia Saudita. Pero la conciencia de este hecho ha tomado demasiado tiempo: Arabia Saudita y el wahabismo militante han caído mientras que la confianza con Irán aún no se ha establecido. En estas circunstancias, la mejor solución es la retirada.

Europa se encuentra en una situación similar. Sus problemas con Rusia le han separado de su flanco oriental y aunque se están haciendo esfuerzos para volver a reconectar con el gran vecino, el daño en términos de confianza ya está hecho. En su flanco sudoriental, Turquía, que podría haber sido nuestro socio potencial, con el que podríamos haber trabajado juntos en todo excepto en su integración en la UE, ha comenzado una disputa radical con Europa. En cuanto a los EE.UU., el aliado por excelencia, no hay mucha gente en Europa que haga una evaluación positiva de la relación transatlántica de los últimos años. Los enormes flujos migratorios dirigidos hacia Europa, más los grandes errores estratégicos a los que el aliado nos ha empujado, representan la gota que colmó el vaso, dejando ahora a la UE embarcada en un enorme plan de refuerzo interno. Retirada de nuevo.

Japón también ha entendido que ya no puede confiar para su protección en el poder en declive de los Estados Unidos. Y es obvio que no va a reclamar esta protección a China. China es sin duda un actor regional clave, pero el pasado tormentoso entre estos dos poderes y la incertidumbre a medio plazo sobre las ambiciones hegemónicas chinas obliga a Japón a recuperar el control de su propio sistema de defensa.

Este repliegue estratégico, acompañado de un aumento en algún gasto militar de mal augurio, se podría haber evitado si los principales actores occidentales hubieran desempeñado su papel inteligente de “facilitador de la transición”. Desde este punto de vista, ... Leer