Leer anuncio públic
Perspectives
Pic GEAB 103 OTAN, bancos centrales, crisis migratoria, TTIP, tecnología…Élites occidentales[1] en estado de pánico por un futuro en signo de interrogación

El sentimiento que tiene actualmente el equipo del GEAB de «no saber por dónde empezar» para seguir formando una imagen coherente y exhaustiva de la crisis, ante la acumulación de indicadores de cambio, no es probablemente nada comparado con lo que deben estar sintiendo los dirigentes y sus consejeros. Es la imposibilidad de controlar los acontecimientos (por lo que probablemente se caracterice el liderazgo occidental en 2016), lo que hace que el resto del año se torne inquietante y difícilmente previsible. Existe un sentimiento general de que nos aproximamos al desenlace de 10 años de cambios de paradigma. Pero el sentimiento de pánico entre los dirigentes, particularmente entre los occidentales, generado por la perspectiva de un cambio efectivo, nos obliga una vez más a preguntarnos qué forma exacta tomará este desenlace.

Cuando el mundo sobre el cual se apoyaba un sistema de gobierno desaparece, pero el sistema de gobierno aún está «al mando», es motivo de preocupación. Los dirigentes, que tienen sobre su mesa desafíos que sobrepasan por completo sus capacidades conceptuales e instrumentales y que ya no tienen otra opción más que «malas soluciones», no tienen otro remedio que tomar malas decisiones: algunas no tendrán ningún efecto y otras, por el contrario, tendrán efectos catastróficos.  Pero es sobre todo la imprevisibilidad de tales decisiones, lo que oscurece el futuro y alimenta el sentimiento de pánico. Esta característica es una fuerte tendencia del año 2016, una de las que por otra parte justifica el célebre «repliegue estratégico» que nuestro equipo ha identificado como la nota dominante del año.

En el presente artículo introductorio de este número del GEAB, enumeraremos una serie de hechos que constatan este creciente estado de pánico tan sumamente preocupante, y una serie de tendencias que, según estima nuestro equipo, lo agravarán más aún.

Algunos preocupantes indicadores del pánico entre las élites occidentales

Teóricos de la conspiración en el seno de la OTAN

Empecemos por la increíble afirmación de un alto responsable estadounidense de la OTAN, que ha declarado que «Rusia y Siria arman a los inmigrantes para perjudicar a Europa»[2] o la de un experto en comunicaciones de la OTAN que ha asegurado que «Putin emplea la crisis migratoria para derribar a Merkel»[3]. Desde hace muchos años, este tipo de discursos se etiquetan en EE.UU. de «teorías conspirativas» , echando por tierra así legítimos cuestionamientos que puedan resultar poco tradicionales. No obstante, el núcleo del «pensamiento oficial» se regodea en las más paranoicas hipótesis sobre maniobras ocultas de redes ruso-chiitas que tienen como objetivo desestabilizar a Europa. Estas declaraciones son asombrosas, tanto más cuando nuestro equipo se ha topado con las mismas ideas con respecto a EE.UU.[4], Turquía[5], Arabia Saudita[6], etc… Nuestros lectores saben que en ocasiones nos vemos tentados a prestar atención a estas teorías. Pero esta vez, de acuerdo con el principio de la navaja de Ockham, según el cual «la explicación más simple y suficiente es la más probable»[7], hay suficientes argumentos para explicar el fenómeno: la sucesión de los hechos desde el estallido de la guerra en Siria, la catastrófica gestión de la crisis por parte de las potencias extranjeras occidentales, la irrupción de un ejército de ... Leer