Leer anuncio públic
Perspectives
pic110 Desmonetización: la India inaugura el baile de las QE fiscales a lo grande

Desde el 8 de noviembre de 2016, la India se encuentra experimentando una revolución monetaria de una magnitud sin precedentes, por el volumen de población afectada y por la profundidad de la transformación. Desmonetizando los billetes más grandes de 500 y 1000 rupias, el Gobierno indio trata de reintegrar la gigantesca economía paralela o negra (o simplemente arcaica) del país en la economía oficial. En una nación en la que el 90% de las transacciones se efectúan en líquido, una grandísima parte de la actividad escapa al conocimiento del Gobierno central, y subsecuentemente a las estadísticas, a los impuestos y a la financiación de infraestructuras.

fig-1Proporción de las transacciones en líquido por países (azul: en volumen; rojo: en valor). Fuente: Bloomberg

Las señales de advertencia

El hecho de que el Gobierno central trate de obligar a su población a declarar su patrimonio no es nada nuevo. Por ejemplo, entre 1951 y 1997 se iniciaron no menos de diez proyectos de amnistía, lo que incitó a los ciudadanos a declarar sus ingresos no oficiales, a cambio simplemente de pagar la sobrecarga[1].

Cuando Narendra Modi llegó al poder el 26 de mayo de 2014, su programa hablaba de una modernización del país según los principios neoliberales de privatización y liberalización. Sin embargo, desde entonces el tono ha cambiado bastante por todo el mundo. En la India, como en todo el mundo, se trata más de inversión en infraestructura, keynesianismo e impuestos, que de flexibilización monetaria y endeudamiento. Es por ello que, en noviembre de 2015, Modi comenzó a idear una nueva forma de modernización, basada en una muy ambiciosa reforma fiscal (JAM[2]).

El día 1 del pasado junio, inició su propio proyecto de amnistía o, más bien, su proyecto de declaración de los ingresos, para una duración de tres meses, pidiendo a los indios que aprovecharan ese periodo para declarar su capital no oficial, eximiéndolos de toda responsabilidad, mediante el pago de un impuesto del 45%, en lugar del 30% habitual.[3]

Los detalles de la operación de desmonetización

La operación de desmonetización de los billetes de 500 y 1000 rupias, activa del 8 de noviembre (es decir, en plenas elecciones estadounidenses), al 30 de diciembre (un periodo de 50 días) no se había anunciado y ha supuesto un gran impacto, teniendo en cuenta que estos billetes representan el 86% del dinero que circula en la India, lo que equivale a Rs 14 lakh crore (14 billones de rupias[4]).

Del 8 al 24 de noviembre, se determinó que todo aquel que cambiara o depositara cantidades de más de 250.000 rupias (RS 2,5 lakh) sin poder justificarlas, pagaría el doble del impuesto normal (30%) sobre esta suma, así como una multa del 200%. Durante este primer periodo de la iniciativa, simplemente se quemaron billetes en masa. Pero el 29 de noviembre, la Cámara de Representantes (Lok Sabha), juzgando que esta cláusula no tenía fundamento legal, votó para aprobar un decreto de amnistía que permitía declarar sumas por encima de las 250.000 rupias, mediante el pago de un impuesto del 50%. El 50% restante también se reintegraría ... Leer