Leer anuncio públic
Perspectives
pic geab 92 OTAN, QE, Syriza, Ucrania, Israel: las autopistas hacia el « mundo del mañana » en el horizonte

La tremenda crisis ucraniana de 2014 debe ser entendida como el límite infranqueable en el que el “mundo del ayer” desaparece. Desaparecerá bien por el caos y por la radicalización generados por el propio sistema, o bien por su apertura a las nuevas particularidades del “mundo del mañana” … la cuestión se puede resumir simplemente en: ¿ guerra o paz? En cualquier caso, el mundo del ayer ha concluido.

Y el hecho es que tan pronto como empieza a asentarse el polvo de la batalla, comenzamos a vislumbrar, en la distancia, las formas del mundo del mañana y los caminos que conducen a él se revelan ahora como auténticas autopistas. Aunque nuestro equipo sigue muy preocupado por los obstáculos que puedan surgir en el camino, creemos que la revelación gradual del panorama del futuro es bueno. De hecho, los grandes dramas de la historia a menudo ocurren cuando los pueblos o los sistemas no encuentran la manera de resolver sus dificultades.

Por lo tanto, en este número, a riesgo de parecer ingenuos, nuestro equipo ha decidido centrarse en estos futuros posibles que se vislumbran en la distancia. La anticipación política también pretende desdramatizar el futuro. La lucha en la que estamos inmersos, de la que la crisis de Ucrania es su logro más emblemático, contrapone las fuerzas que desean comprometerse con estas vías hacia el futuro y las fuerzas que intentan evitarlo.

Nuestro equipo ha decidido hacer pública la parte de este número de GEAB consagrada al análisis de la victoria de Syriza en las elecciones griegas.

Syriza: Catalizador de la reforma político-institucional de Europa

Ya hemos hablado del gran cambio que representa la llegada de Juncker a la presidencia de una Comisión, que se autodenomina la “última oportunidad”[1] y que expresa claramente la idea de que en caso de fallo de conexión de la institución con los ciudadanos europeos (o “democratización”), el proyecto de construcción europea tal y como fue concebido por los padres fundadores[2] fracasará.

Ahora se combina esta voluntad política en el nivel más alto del edificio europeo, con el resultante de la elección de un partido no institucional en Grecia, Syriza[3], sobre la base de un mandato claro: poner las instituciones Europeas al servicio del interés de los ciudadanos griegos, cuyos intereses ya podemos ver cómo se superponen con los de los ciudadanos de todos los países que se enfrentan a la austeridad, España y Portugal en primer plano, pero también otros. La sensación de falta de control de las herramientas de resolución de la crisis por parte de los ciudadanos de la Zona Euro es progresivamente mayor cada día que pasa, y Tsipras representa claramente una esperanza política para segmentos enteros de ciudadanos de toda la Zona Euro[4].

La llegada de SYRIZA como un perro en un juego de bolos al acogedor ambiente del sistema político e institucional europeo es un verdadero catalizador para la reforma. Y el hecho es que si el sistema de la UE temió la elección de Tsipras (por ejemplo, con las amenazas de Merkel sobre exclusión de Grecia de la Zona Euro[5]), uno sólo puede sorprenderse por la ... Leer