Leer anuncio públic
Perspectives
'Le Festin Des Dinosaures' exhibition at 'Le grand Palais', in Paris Primer semestre de 2015 – Petróleo, Oriente Medio, Charlie Hebdo… últimos tests de resiliencia del “modelo” occidental: suicidio o adaptación

En ausencia de una Europa capaz de mostrar cuáles son los caminos que nos lleven al futuro[1], el “mundo del ayer”[2] se enquista, bloqueado por las ideologías de los “bien-pensantes” (los ideólogos son siempre “bien-pensantes”) y repiten hasta la saciedad las recetas del pasado. De este modo, el “mundo del mañana ” se está transformando a sí mismo: será menos multipolar, más chino, y la parte que corresponde al Oeste se reducirá visiblemente… En su búsqueda de un pacto con el diablo como hizo Fausto[3], Occidente está en proceso de perder su alma por su fantasía de inmortalidad. El secreto de la resiliencia[4] radica en la capacidad de adaptación, pero antes hay que aceptar la Teoría de la Evolución de Darwin[5]  y dejar de creer en el Creacionismo[6].

En 2015, el “mundo del ayer” y el “mundo del mañana”, en lugar de pasar de uno a otro, van a coexistir en un monstruoso solapamiento temporal. Occidente en vez de salvarse, parece haber decidido salvar los mecanismos y los actores de su crisis omni-dimensional: los mercados financieros, los bancos, el Dólar, la OTAN, el unilateralismo, el democratismo ultraliberal, etc.

Mientras tanto, un nuevo sistema emerge (China, los BRICS, una nueva Europa, Internet) y éste tendrá mucho que ver con la gestión de los enormes problemas de este primer trimestre. El resultado de esta lucha determinará la naturaleza del segundo trimestre: el principio de la adaptación del  “mundo del ayer” a las realidades del siglo XXI o la eliminación de todos los fallos de funcionamiento del sistema (un desarrollo totalitario), creando al final (en un máximo de cinco años), las condiciones para una desaparición violenta, como un suicidio colectivo que los europeos bien saben lo que significa.

En la parte pública de este número de GEAB, nuestro equipo ha elegido mostrar el capítulo sobre el caso “Charlie Hebdo”.

 

To be and not to be Charlie

Nuestro equipo ya había anticipado que el estallido de tensiones en el Medio Oriente tendría un rápido impacto en las sociedades europeas, acarreando grandes riesgos para nuestras democracias[7].

La crisis europea, como hemos dicho muchas veces, mucho más allá del valor intrínseco de los individuos que la componen, ha puesto de manifiesto una debilidad estructural en el sistema político europeo técnicamente desconectado de sus ciudadanos. El gran temor que Europa tenía en 2014 de ir a la guerra contra su vecino, en 2015, ha derivado en una vuelta real de la política: la Comisión Juncker está empeñada en legitimar políticamente sus decisiones, los gobiernos nacionales son conscientes al fin de la necesidad de la unión política, los ciudadanos se movilizan de manera muy activa.

Esto nos tranquilizaría si las condiciones se hubieran estabilizado. Pero este no es el caso, ya que Europa se prepara para sostener una serie de conflictos relacionados con las actividades terroristas que de seguro serán perpetrados por personas o grupos de personas que viven en Europa, pero poco integrados y conectados a los terribles acontecimientos que el Medio Oriente está experimentando. Ahora, en este contexto, el retorno de la política puede tomar una forma indeseable.

El año se estrenó con este sangriento ataque contra los empleados de la revista satírica francesa Charlie Hebdo, y la persecución criminal que ... Leer