Leer anuncio públic
Perspectives
butterflies2 EU/UK/US – Unión, dislocación, reinvención: La gran transformación sistémica de Occidente

Por cuarto mes consecutivo y con las precauciones habituales, nuestro equipo sigue creyendo que el pico de la crisis ha quedado atrás. Entre 5 minutos antes del pico y 5 minutos más tarde, aunque las dos imágenes puedan ser las mismas, sin embargo, la película no tiene nada que ver. La perspectiva es radicalmente diferente. El excursionista de montaña sabe que, después de pasar la cumbre, el descenso parece a priori más fácil que la subida: una dirección clara, la gravedad como aliada, comodidad a la vista… Pero hay que tener cuidado, ya que antes de regresar a la carretera asfaltada, los obstáculos y los riesgos de la bajada siguen presentes, ahora agravados por el sentimiento de mayor facilidad asociado a la fatiga de la subida.

Esta impresión de final de la excursión es exactamente lo que nuestro equipo ha sentido durante los últimos cuatro meses. Algunos de nuestros lectores se sorprenderán al vernos poner las gafas de color de rosa. ¿Son las gafas de color rosa o es más bien la puesta del sol de esta crisis?.

Desde 2006, el GEAB se comprometió a analizar y anticipar las diversas etapas de aquello que el coordinador de nuestro equipo, Franck Biancheri, decidió llamar la “crisis sistémica global” que se puede resumir en una transición gigantesca entre dos sistemas globales: el mundo unipolar centrado en Occidente, por un lado, y el mundo multipolar, de la otra, en la que ahora hemos entrado, y que nadie es capaz de negar – aunque algunos plantean la hipótesis de una neo-unipolaridad en gestación, esta vez centrado en China[1].

Esta gigantesca mutación global ha sido posible y ha estado acompañada, por otra transformación sistémica importante, vinculada a la “revolución” internet, lo que provocó una reorganización, o más bien una “organicisación”[2] profunda y total de toda la estructura social y de los modos de organización y de actividad a nivel mundial.

Como GEAB dijo hace ya tiempo, el sistema mundial que se derrumba ante nuestros ojos tiene 500 años de antigüedad. Nació de los grandes descubrimientos del Renacimiento que le dio una ventaja de 500 años a Europa, y a sus avatares rusos y estadounidenses, en detrimento de las civilizaciones más importantes de aquel momento, tales como China e Irán. Este mundo centrado en Occidente ya no existe, y es el propio Occidente el que desencadenó la transición: la invención de la colonización, la descolonización, la culpabilidad postcolonial, la cooperación y la integración regional, la globalización, e Internet, … Occidente ha creado y querido de alguna manera esta multipolaridad que por lo tanto hay ninguna razón para que provoque ningún miedo. Es hora de enfrentar las consecuencias de nuestras políticas y nuestros discursos y ponernos de acuerdo para compartir el planeta.

Y eso es lo que está sucediendo. La mejor prueba la ofrece Obama que después de ejercer un papel decisivo en la escalada de tensiones euro-rusas del año pasado, este año se ha convertido en un pacificador real en el Medio Oriente con un cambio estratégico a 180° en relación a Irán. Por no hablar de los recientes intentos de reactivar el diálogo constructivo entre Kerry y Lavrov, que a pesar de que de momento no están haciendo progresos, ... Leer