Leer anuncio públic
Perspectives
geab-87 Europa 2020 – ¿Comunidad o Imperio?
Este encabezamiento está inspirado en el título del primer libro de Franck Biancheri (inédito), escrito en 1992, en el que el autor afirmaba que los principios fundacionales del proyecto europeo, definido a finales de la Segunda Guerra Mundial (una comunidad de países que se dota de medios para construir una paz duradera y un continente próspero) podrían, si no somos prudentes, acabar siendo marginados y los instintos atávicos de una Europa-Imperio (la colonización europea, Napoleón, Hitler,…) podrían volver a ocupar un lugar relevante. Por ello, Franck Biancheri creía que lo que permitiría que el proyecto europeo llegara a ser una comunidad era la democratización.

Unos años más tarde, con el Tratado de Maastricht, que cambió el nombre de Comunidad Europea al de “Unión Europea”, Franck Biancheri, que sentía una profunda desconfianza hacia los “uniones” de cualquier tipo, pensó que esta elección de nombre no era muy esperanzadora. Veintitrés años después, nada ha avanzado en el frente de la democratización de Europa, y la crisis proporciona el contexto propicio para el descarrilamiento completo del proyecto de comunidad. Vamos a mostrar los indicadores que nos permiten afirmar que esta tendencia (que siempre ha estado allí, pero que ha estado encerrada en una mecánica de salvaguardias relativamente eficientes) está resurgiendo. Pero rechazamos hacer una anticipación completa todavía, y preferimos centrarnos en otros indicadores que nos permitan confiar en un cambio de tendencia (1).

Si hablamos de “cambio de tendencia” es porque, después de pasar un último curso político en el que Europa se ha situado en una difícil “encrucijada” (2), vemos cómo a la vuelta de este verano Europa se dirige por un camino equivocado, el que conduce al “escenario trágico” descrito por Franck Biancheri en su libro visionario “Crisis mundial: Encaminados hacia el mundo del mañana;. Publicado en 2010 (3). En este libro se presentan, de un lado las considerables fortalezas de Europa para afrontar la crisis y su influencia potencial en crear un “mundo de después” mejor, y por otro, el importante riesgo que pesa sobre Europa y los europeos, cuyas élites gobernantes, no democráticas o no europeas, se muestran incapaces de aprovechar la crisis para completar este proyecto positivo de construcción europea, todavía inacabada (4).

Como nuestros fieles lectores saben, analizamos la crisis de Ucrania como una operación dirigida por Estados Unidos y ejecutada por un grupo de “amiguetes” bien situados en los círculos de decisiones europeos, con el objetivo de sellar el destino de Europa en un territorio del mundo occidental liderado por USA. Esta operación se llevó a cabo como una blitzkrieg (guerra relámpago) con una falta total de capacidad de respuesta por parte europea que se encontró de repente virtualmente en guerra contra Rusia sin entender por qué. Cuando los europeos se despertaron del primer “shock”, otra batalla, bastante más difícil de seguir se llevó a cabo en las clases dirigentes, entre los Estados europeos y la opinión pública, entre los “anti-rusos” y los “pro -rusos”, o más bien entre los “pro-americanos” y los “anti-americanos”, pero en realidad se desarrolló entre los ideólogos de Occidente y los defensores de la independencia del continente europeo.

En las dos últimas ediciones del GEAB, nos centramos en el hecho de que se han ... Leer