Home Aperçus El nacimiento del tecno-ecologismo

El nacimiento del tecno-ecologismo

La historia tiende a recordar los años 20 como los «locos años 20», dominados por la alegría de vivir, el jazz y el Charleston. Pero esta es la historia tal y como la cuentan los americanos. En el lado europeo, la población acababa de experimentar el horror absoluto de la Primera Guerra Mundial y sobre todo vivió un inmenso shock postraumático, del que el dadaísmo da una pequeña idea.  Además, los europeos se sentían confundidos por el hecho de que la guerra no había terminado realmente: un vengativo Tratado de Versalles que no anunciaba la paz, sino que preparaba la próxima guerra, pero también la presencia de todos los estigmas de la guerra (campos de prisioneros y soldados, campañas asesinas de desminado, ruinas…) que propiciaban epidemias (gripe española de 1918: 20 millones de muertos) y hambrunas (5 millones de muertos en Ucrania en 1922).  No, los años 20 en Europa no eran «rugidos» sino «gritos». Y es en esta visualización cotidiana del apocalipsis donde encontramos la inmensa aspiración al orden y a la paz que pronto lanzará a los pueblos de Europa a los brazos de ideologías y líderes carismáticos que prometen un mañana más brillante.

Hoy en día nuestra experiencia del fin del mundo es anticipada (o fantaseada) (en esto, tal vez es aún más virulenta que la de nuestros antepasados). Se deriva de estas predicciones sobre las consecuencias del cambio climático inevitablemente inducidas por la actividad de 7-11 mil millones de personas que acceden a la comodidad de la vida en Occidente, un cambio de dimensión demográfica que impone un cambio de paradigma energético-económico de gran complejidad, es un hecho.

La gestión de esta transición justificó quizás el gran refuerzo de la comunicación en el origen de todas las imágenes traumáticas que alimentaban una «experiencia vivida» del fin del mundo comparable a la que caracterizó los años veinte y que ponía de manifiesto una radicalidad idéntica en favor de un retorno al viejo orden (paraíso perdido de paz) en el que paradójicamente sólo un nuevo orden puede dirigir (el proyecto de Mussolini consistía en efecto en una renovación de las élites). Así es como Mussolini puede ser visto como un «moderno-conservador». El moderno-conservadurismo de la época es el «tecno-ecologismo», o la fusión de las innovaciones trans-humanistas de Google y otros con el contenido político de la lucha contra el cambio climático (vuelta al Jardín del Edén).

Eso es bueno… 2020 es también el año del despliegue de las monedas 5G y digitales a gran escala (Libra, e-yuan, e-euro, y ahora incluso e-dólar)[36]. Estos próximos pasos de progreso tecnológico llevarán a la «economía de vigilancia» a nuevas alturas, una economía de vigilancia cuyas ganancias (a través de los impuestos GAFA y los canales financieros a la economía verde) y técnicas (recolección de datos individuales predictivos) comenzarán este año a servir al proyecto político verde con el mayor entusiasmo popular y con verdaderos avances positivos… al principio.

Recordemos que el totalitarismo es un “sistema que tiende a la totalidad”, que se inmiscuye en la esfera íntima de los pensamientos, imponiendo a todos la adhesión a una ideología obligatoria.

Si la protección del medio ambiente es una causa tan relevante como la de la paz a la que aspiraron nuestros antepasados, el camino que la humanidad está a punto de tomar será aún más total que hace 100 años:

. las técnicas de control del pensamiento disponibles son casi ilimitadas en su poder

. el tamaño de las poblaciones involucradas en el proyecto está fuera de toda proporción con las de la década de 1930

. en cuanto a lo que está en juego, también es mayor que en el siglo pasado, ya que se trata, ni más ni menos, de salvar el planeta.

Imagen – Tendencias demográficas en las principales regiones del mundo – Fuente: herodote.net

A nuestro equipo le parece que, en esta etapa, tal movilización en favor de este rescate promete ciertamente el cambio de paradigma que todas las crisis de los últimos 15 años nos han mostrado como absolutamente necesario. Pero el precio a pagar podría ser enorme y el tiempo necesario para volver a la razón podría ser particularmente largo… leer mas: GEAB 142

Comentarios

Suscríbase para dejar un comentario.
Artículos relacionados
Geta Grama-Moldovan
12 Jun 2020

El centro de gravedad de la relación transatlántica se desplaza a Europa (Resumen de GEAB 146)

#coronavirus #covid #Energía #Estados Unidos #Europa #relación transatlántica #trump

La fábrica del futuro funciona a toda velocidad y todos (individuos, empresas, asociaciones, países, continentes) trabajamos en nuestro (más o menos) pequeño proyecto. Es difícil saber qué nos deparará el [...]

Geta Grama-Moldovan
12 May 2020

¿Qué nuevo orden mundial? (Resumen de GEAB 145)

#bitcoin #coronavirus #covid #finanza #geopolítica #inversiones

Las curvas de la pandemia se están estabilizando. Los países europeos están saliendo lentamente de la fase de contención. Y está a punto de descubrirse un nuevo paisaje cuyas características [...]

Geta Grama-Moldovan
28 Abr 2020

GEAB Community – Desarrollemos una inteligencia colectiva de los retos futuros

#anticipacion #geopolítica #sociedad

Queridos lectores, En esta época de crisis, mucha gente está pensando en cómo salir de ella y crear su nuevo mundo. El equipo de GEAB ha demostrado su capacidad y [...]