Home Aperçus Extractos de nuestras anticipaciones de julio sobre el turismo europeo… (en el contexto del fracaso de Thomas Cook)

Extractos de nuestras anticipaciones de julio sobre el turismo europeo… (en el contexto del fracaso de Thomas Cook)

En el transcurso de la próxima década, la desaceleración causada por la intensificación de la competencia, una serie de fenómenos de saturación y «fatiga», y las consideraciones medioambientales, en un momento en que se cuestiona el sentido de todo, conducirá a un completo reposicionamiento del sector turístico europeo.

La realidad ha empezado a ocuparse de recordar a Europa el carácter insostenible del turismo a la vieja usanza en un siglo y en un mundo que promete una gran expansión del turismo.  Lejos de poder continuar acogiendo a la mitad del turismo, como es el caso actualmente, Europa deberá protegerse de él.

Esta tendencia sumirá en una crisis a todos los actores que continúen apostando por un turismo cuantitativo, pero también dará lugar a una variedad de imposiciones creativas que permitirán a Europa llevar a cabo innovadores experimentos con un «turismo proteccionista» cualitativo.

La enfermedad del turismo: sanar o morir

Una cosa es segura, la pequeña Europa no sabría seguir acogiendo al 51 % de los turistas del mundo en el contexto de la evolución que acabamos de comentar (según las estimaciones, esto implicaría entre 1 400 y 1 900 millones de turistas en 2030 en lugar de los 710 millones actuales).

. Por supuesto, está la cuestión de la inversión que requeriría este aumento de la capacidad de acogida turística. Las autoridades están endeudadas y los inversores privados, como hemos explicado, se verán prioritariamente atraídos por otras regiones.

. También está la cuestión del espacio. Aún hay bellos parajes por explotar en Europa, pero la mayoría de los lugares con un fuerte potencial ya se han optimizado. Quedan un sinfín de parajes naturales pero, por definición, resulta difícil hormigonar los parajes naturales para explotarlos como parajes naturales… A parte de las ciudades y los parajes, Europa es un continente agrícola. Por tanto, resulta difícil requisar tierras cultivables para construir atracciones como Disneyland y Las Vegas en regiones sin interés cultural ni natural… Aunque es probablemente ahí donde se sitúan los puntos de desarrollo del turismo europeo…[1]

. El espacio aéreo[2] y las capacidades aeroportuarias están saturados y no permitirán absorber el potencial de aumento de los flujos turísticos. La población local resiste la implantación de nuevos aeropuertos[3]. «A pesar de los esfuerzos por atraer capitales privados mediante la privatización, los aeropuertos europeos no tendrán capacidad para hacer frente al crecimiento del tráfico en los próximos 20 años». [4]

.  Por último, está la «fatiga» generada por el sobreturismo en Europa desde hace muchos años ya, que permite anticipar que los proyectos de desarrollo turístico experimentarán cada vez más dificultades con la opinión pública.

Las conocidas movilizaciones ciudadanas en Barcelona han rendido sus frutos y ya han comenzado a «hacer entrar en razón» al sector turístico de la ciudad[5]. Aunque los primeros episodios de «reconquista» han tenido lugar en España, otras ciudades ya se plantean cuestiones surgidas de constatar el deterioro de su hábitat como consecuencia de estos fenómenos de sobreturismo.

Recientemente, la ciudad de Ámsterdam se ha adherido al movimiento en ciernes de las ciudades que quieren recuperar el control de su destino, anunciando una serie de medidas particularmente draconianas: fin de los recorridos del Barrio Rojo, cierre de determinados lugares de acogida y entretenimiento, medidas de dispersión de los turistas[6], restricciones de los alojamientos Airbnb y similares (prohibidos en las zonas más turísticas y en toda la ciudad más allá de 30 días al año)[7], aumento de los impuestos turísticos[8], etc. Este tipo de medidas adoptadas por ciudades conocidas no pasan desapercibidas y se extienden fácilmente. Desde las primeras acciones emprendidas por Barcelona, las ciudades afectadas se unen para formar redes como la de las ciudades del Sur de Europa ante la Turistización (SET)[9] o la Asamblea de Barrios por un Turismo Sostenible (ABTS)[10].

En la actualidad, son los residentes y los políticos locales quienes se ocupan eficazmente del problema y consolidan así un modelo de gobernanza basado en las ciudades y las redes de ciudades, que venimos anticipando desde hace tiempo y cuyos efectos positivos son patentes, por oposición a las grandes parálisis y/o lógicas contables simplistas de las que hacen gala a diario los niveles nacionales y supranacionales[11]. En cuanto a los municipios, siempre necesitarán más contribuyentes que turistas, por mucho que aumenten los impuestos turísticos. Los excesos de los últimos años llegan a su fin gracias al impulso de una democracia local tan informal como eficaz…

. Las causas del sobreturismo ya en curso de resolución: Hay dos fenómenos que han llevado al turismo europeo al borde de la explosión en los últimos años: los vuelos low-cost y Airbnb (y similares). El más importante es el segundo, que ha hecho explotar la capacidad de acogida de las ciudades, pero los desgastes generados en el proceso (desertificación de los centros históricos, aumento de los alquileres para los habitantes, volúmenes insoportables de turistas, competencia desleal en el sector hotelero, forzado a reducir sus tarifas, pérdida de poder de regulación de los flujos por parte de las autoridades locales…) han provocado que se alcancen los límites del desarrollo turístico masivo.

En cuanto a las compañías low-cost, experimentan graves dificultades[12] asociadas a una lógica inherente de golpes bajos que les han llevado a unos niveles insostenibles de reducción de los márgenes de beneficio frente a una competencia salvaje. El creciente debate sobre la cuestión de la contaminación por keroseno de las altas capas de la atmósfera debería dar lugar pronto, al menos en Europa, a una política impositiva que pondrá contra las cuerdas a este tipo de empresas y desencadenará un proceso de encarecimiento de los desplazamientos aéreos. Todo esto, como sabemos, milita a favor de un profundo cuestionamiento del turismo de bajo coste en Europa.

. Evoluciones del entorno político: Si durante mucho tiempo, el turismo se ha justificado por la apertura de mente que hacía posible, lo que realmente ocurre es cada vez más lo contrario: visitantes únicamente interesados en saquear bares, coffee shops y sex shops, y anfitriones exasperados que desarrollan una visión negativa de los extranjeros en general. El turismo está muy lejos de alimentar el amor entre los pueblos. Nuestro equipo considera que el turismo en su forma actual es una de las razones del aumento de la xenofobia… al menos tanto como el otro tipo de movilidad que representan las migraciones económico-políticas.

La desfiguración de los lugares que los autóctonos aman y de los que se sienten orgullosos constituye un aspecto dominante en la percepción que tienen los residentes del turismo. Hormigonado de las sublimes costas marítimas, desertificación de los centros históricos… El turismo es uno de los factores de aculturación de las poblaciones europeas, gradualmente relegadas a la periferia y a complejos turísticos sin alma.

Además del deterioro de la relación con los extranjeros, resulta imprescindible medir la repercusión cultural y social que tiene el alejamiento de la población residente de los lugares que la unen a la historia y la geografía del país… especialmente en un contexto de desafíos de integración inéditos. Esta observación refleja inevitablemente las evoluciones políticas de un continente que se encierra en sus identidades, en respuesta a un sentimiento de invasión por una parte y de destrucción medioambiental por otra.

No obstante, probablemente estas evoluciones de la opinión se van a reflejar cada vez más en las decisiones de los dirigentes nacionales y, sobre todo, locales. En efecto, el hecho de que los «populistas» que ascienden al nivel nacional prefieran ir tras los migrantes político-económicos antes que tras los turistas no impide que la banalización de una xenofobia más o menos dura cree un entorno político cada vez menos tolerante a las invasiones turísticas para los políticos locales en contacto directo con la opinión pública. Esta mentalidad política se tornará aceptable tan pronto como aparezca el doble de un discurso ecológico que sugiera una reducción de los flujos turísticos.

Toda esta fatiga del sobreturismo resultará, por otra parte, en una resistencia a la acogida por parte de la población autóctona… que se reforzará a medida que las tropas de turistas se «exoticen»[13].

El sector turístico europeo tiene mucho interés en anticipar la inversión de las tendencias turísticas y, sobre todo, en evitar contribuir a ella. Los principios de «turismo sostenible»[14] o de participación de la población en el turismo[15] que promueve para reducir el efecto «fatiga» identificado no bastarán. Es todo el modelo económico lo que les va a costar repensar.

Turismo europeo: la crisis de la diferencia entre esperanzas y realidades

Teniendo en cuenta los argumentos expuestos, la crisis que anticipamos es habitual en un período de transición como el que atravesamos actualmente. Aunque parte del sector turístico apuesta por un desarrollo proporcional al aumento de los flujos turísticos mundiales, el sector turístico europeo perderá cuota de mercado y, al mismo tiempo, su centralidad como emisor y receptor de los flujos turísticos, como consecuencia de la mejora de la capacidad y la calidad de la acogida turística ajena a la UE, unida a la aproximación de la UE a límites psicológicos y materiales. Como refleja el siguiente gráfico, la tendencia ya está en marcha.

Gráfico 2 — Acceda al siguiente enlace para comparar los datos directamente en el gráfico interactivo.  Fuente: Organización Mundial del Turismo de las Naciones Unidas, 2019.

Por tanto, a lo que se enfrentará el sector turístico europeo es a una crisis de estabilización: cómo seguir creciendo en un contexto de desaceleración, incluso de estancamiento, de los flujos y la oferta.

No obstante, en un modelo económico aún basado en el principio de crecimiento, la desaceleración o el estancamiento conllevará una crisis para todos los actores del sector que apuesten actualmente por un aumento continuo e incluso exponencial de los flujos. Y son muchos. La brecha entre las esperanzas y la realidad es la vara de medida de la crisis de las estrategias frustradas[16].

Dicho esto, aunque Europa acoja al 51 % de la movilidad turística mundial, no percibe más que el 39 % de los ingresos generados por esta movilidad. El siguiente gráfico muestra claramente que el cociente número de turistas/ingresos turísticos no es bueno en Europa.

Gráfico 3 – Situación turistas / ingresos turísticos

La única estrategia que tiene sentido para el turismo europeo es la optimización del rendimiento por turista (alojamientos más largos y/o más caros), que nos obliga a adoptar un enfoque innovador y cualitativo, y a aceptar perder nuestro liderazgo cuantitativo.

GEAB Informe especial Turismo

_____________________________

[1]   Esta observación nos lleva a los acuerdos de libre comercio que la UE está firmando actualmente con Mercosur, por ejemplo, concernientes esencialmente a los productos agrícolas sudamericanos. Hace tiempo que una serie de eminentes expertos manifiestan que la UE debería abandonar su principio de autonomía alimentaria para comprar al mejor postor en este vasto mundo y poder explotar las tierras de otra forma. Ciertamente, el acuerdo entre la UE y Mercosur que los europeos están firmando actualmente con su buen amigo Jair Bolsonaro constituye una nueva etapa en esta dirección. Pero resta por saber cuánto tiempo más dominará este tipo de orientación la agenda europea. Fuente: New Europe, 28/06/2019

[2]   Fuente: Air Traffic Management, 28/03/2018

[3]   Fuente: The Local, 17/01/2018

[4]   Fuente: Les Echos, 01/08/2018

[5]   El número de turistas no ha dejado de aumentar en España hasta 2017. Pero desde entonces, ha comenzado a disminuir. Fuente: TradingEconomics

[6]   Fuente: CNN, 23/05/2019

[7]   Fuente: Forbes, 17/05/2018

[8]   Fuente: Amsterdam.nl, 03/10/2018

[9]    Fuente: TheLocal, 27/04/2018

[10]  Fuente: AssembleaBarris, 18/06/2019

[11]  Las políticas nacionales y supranacionales en materia de turismo se guían únicamente por objetivos de aumento… aunque la palabra «sostenible» adorne todos los informes. El Tribunal de Cuentas francés critica a Languedoc-Roussillon por sus malos resutlados turísticos (fuente: La Tribune, 07/02/2018); Grecia insta a una política turística unificada… por supuesto, con fines financieros (fuente: GTP, 27/02/2019); obsesión de seguir siendo el n.º 1 a nivel europeo (fuente: Comisión Europea) ; etc.

[12]  Fuente: Fortune, 07/04/2019

[13]  Suiza, cuyas montañas han servido de paisaje de ensueño a muchas películas bollywoodienses, es uno de los destinos preferidos del turismo indio en Europa. El país tiene previsto acoger 1 millón de indios en 2020 (fuente: Times of India, 14/11/2018). Pero el carácter conservador de los suizos nos hace dudar de su disposición a ver cómo sus paisajes se cubren de restaurantes indios para alimentar a grupos de turistas que seguramente ni se interesan por la cultura suiza, especialmente la gastronómica, convencidos, a causa del cine, de que Suiza es india. Estamos convencidos de que más allá de ciertos límites, los atractivos beneficios turísticos tropezarán con el desagrado de los autóctonos.

[14]  Fuente: Comisión Europea

[15]  Airbnb, por ejemplo, ha constituido un excelente útil para involucrar a la población en el turismo de su ciudad (de hecho, es un modelo similar a la corrupción) y debía aumentar la aceptabilidad del sobreturismo. Pero al final ha ocurrido justo lo contrario: ha hecho que las concentraciones de turistas sean absolutamente insostenibles.

[16]  Francia, fortalecida por su progreso turístico, se enorgullece de haber atraído una inversión total de 14 000 millones en 2018 (¡un récord!). Esperemos que la mayor parte de estas inversiones sean acertadas. Fuente: VeilleInfoTourisme, 07/11/2018

Comentarios

Suscríbase para dejar un comentario.
Artículos relacionados
Geta Grama-Moldovan
13 Nov 2019

Muy pronto, el Boletín GEAB 139 (noviembre). Prepárate

#criptomonedas #Europa #Eurozone #geopolítica #India #inversiones

Los problemas sociales comienzan a percibirse en los mercados financieros y la economía como el posible detonante de la famosa crisis de 2020: manifestaciones, aumentos de la deuda pública, crisis [...]

Geta Grama-Moldovan
28 Oct 2019

El reflejo del populismo en Europa

#Europa #gobernanza #populismo #trump

Este efecto de los límites probados y rechazados como ineficaces también está presente en las grandes dificultades encontradas por Matteo Salvini y Boris Johnson en Europa, que tienen que enfrentarse [...]

Geta Grama-Moldovan
12 Oct 2019

Muy pronto, el Boletín GEAB 138. Prepárate

#euroe #Europa #Grecia #industria #inversiones

El mes pasado anunciamos un "cambio de rumbo" en la política exterior estadounidense. Con el acuerdo Trump-Erdogan que permite a Turquía lanzar una ofensiva militar en el norte de Siria [...]