Home Aperçus Unión Africana: el fin del franco CFA (fragmento GEAB 110 / Dec 2016)

Unión Africana: el fin del franco CFA (fragmento GEAB 110 / Dec 2016)

CFA

¡África! El segundo continente más grande del mundo después de Asia en superficie y en población[1], también uno de los más pobres[2], sacudido por guerras y conflictos interiores. Pero, ante todo, con una de las estructuras de edad más jóvenes del mundo[3], futuro y esperanza se abren camino en este continente que va a experimentar en las próximas décadas los grandes desafíos del desarrollo, la modernidad y la integración en el mundo.

Reparto de la población de menos de 20 años en el mundo. Fuente: PRI GlobalPost

Juventud, movilidad, modernidad… además de otros factores como la educación, el consumo, la democratización… se abren las puertas al nacimiento de una nueva sociedad y de un crecimiento económico ya integrado en la globalización. La inmigración y con ella, la integración en otras regiones, las nuevas tecnologías y la inmersión en la globalización, son ya motores de cambio innegables e ineludibles garantías de la externalización de la sociedad africana que permitirán la consolidación de sus riquezas.

A finales de la década de 1990, especialmente con la caída de la URSS (y la subsecuente ruptura de los lazos con los países africanos de convicciones comunistas), la tragedia de Ruanda, el fin del régimen del apartheid en Sudáfrica… marcó un punto de inflexión en la toma de consciencia de los líderes africanos de la necesidad de reorganizar su continente. Emergió entonces la Unión Africana (UA)[4] y la NEPAD (Nueva Alianza para el Desarrollo de África)[5].

Las crisis sistémicas globales que han sacudido el mundo desde 2008 y golpeado a una África emergente, pero económica, financiera y socialmente híper-frágil, la desaparición de las últimas élites surgidas en la época colonial[6] y los primeros pasos de experiencias democráticas totalmente nuevas (al igual que en Sudamérica), la posición de Sudáfrica en el nuevo entorno multipolar, el papel de los BRICS, las consecuencias del repliegue estratégico del mundo occidental[7], han fomentado que el continente africano tome consciencia de su posición en la escena internacional y una aceleración del desarrollo de las herramientas de consolidación de las comunidades económicas regionales por una parte, y de la UA y la NEPAD por otra, todas comprometidas con una gigantesca obra de desarrollo del continente para los africanos, incluida en la Agenda 2063.

Un camino – Integrar a África o el proyecto “una ruta, un cinturón, un continente” adaptado a África

Todos los agentes mundiales coinciden: debe darse prioridad al desarrollo de África para los africanos; producción industrial, agricultura, nuevas tecnologías, energías, lucha contra el paro, sedentarización de la población (o al menos evitar los flujos migratorios excesivos).

Sí, pero para ello es necesaria la integración de las regiones africanas. No puede garantizarse el desarrollo de un mercado interior si las condiciones e instrumentos no están a la altura de las circunstancias. Construir fábricas no tiene sentido si no puede asegurarse el acceso o el envío de recursos materiales y humanos. Por otra parte, África no posee las suficientes infraestructuras, vías férreas, caminos, puertos y centros de operaciones aéreas para poder responder a su desarrollo continental, que le permitirían integrar sus regiones, asegurar el desarrollo de las zonas rurales, llevar un emergente mercado intra-africano a dimensiones continentales que generara beneficios para los africanos, o afrontar el caótico aislamiento de sus zonas urbanas. Estos avances se contraponen a los atascos, la contaminación, la inseguridad… mientras se idean proyectos de desarrollo de una megalópolis costera de más de 1000 km y unos 100 millones de habitantes yendo de Duala a Abiyán para el año 2050[8]. Hay muchas obras en escena: edificios, carreteras, transportes públicos, colegios, hospitales…

Transporte en África: aeropuertos, vías férreas, carreteras. Fuente: Africa Onweb

Siendo, como ya hemos visto, el segundo continente más grande del mundo, África dispone únicamente del 7% de las redes mundiales y su infraestructura férrea está vieja y obsoleta. Apenas un tercio de los habitantes africanos de las zonas rurales viven en contacto con una carretera y evidentemente esto supone un coste en el precio de las mercancías que se comercian en el continente[9]. Pero también un coste humano, especialmente a la hora de asegurar los movimientos poblacionales de manera más eficaz, justa y humana (hay una alta migración, pero los campamentos no son la solución), de poder asentar a la población en zonas rurales/periurbanas (como por ejemplo Ruanda), de evitar la sobresaturación de las megalópolis[10]. Por ello, se están desarrollando proyectos de construcción de metro, tranvía, autobuses eléctricos…[11]

El desarrollo de infraestructuras requiere igualmente la capacidad de selección y formación de los recursos humanos y de inversión financiera para asegurar la sostenibilidad de las obras.

Contrariamente a los “colonos” occidentales, China y los BRICS se han comprometido a contribuir a la construcción de África, no a saquear sus recursos[12]. De este modo, el plan de inversión de los países BRICS está destinado a financiar la infraestructura, con el fin de facilitar que el continente desarrolle su industria y su agricultura, así como el intercambio de bienes y servicios[13]. La respuesta de los BRICS, particularmente de China[14], fuertemente respaldada por el NBD (el Nuevo Banco de Desarrollo del BRICS) consiste en la aplicación del principio que rige el desarrollo de la Ruta de la Seda (“una ruta, un cinturón, un continente”[15]): convertirse en los constructores de África y de sus redes de comunicación para permitir la interconectividad a escala continental y la conectividad internacional, ya se trate de carreteras, vías marítimas, puertos, vías férreas o redes de aprovisionamiento de energía… La Ruta de la Seda extiende sus ramificaciones desde el Océano Índico hasta África del Este, del Norte y del Oeste por España[16]. Un cinturón al este, otro al oeste… y centenares de autopistas[17].

Fuente: Othman El Ferdaous

Por supuesto, los europeos no se han quedado de brazos cruzados, Angela Merkel declaró que el “bienestar” africano era del interés de Alemania[18] o empresas como Engie-Ineo se comprometieron a “terminar su proyecto en 26 meses, porque la competencia en el continente se endurece”[19]….

Descárguese el GEAB 110 por completo

 

________________________________

[1] Fuente: Wikipedia.

[2] El 47% de los africanos viven por debajo del umbral de pobreza, con menos de 1,25 dólares estadounidenses PPA al día.

[3] Fuente: PRI

[4] Véase la página web de la UA y Wikipedia.

[5] Véase la página web de la NEPAD y Wikipedia.

[6] Particularmente la guerra en Libia en 2011 y la muerte de Kadafhi, uno de los promotores de los “Estados Unidos de África”.

[7] Véase el GEAB nº 101 del 15/01/2016.

[8] Fuente: Afrique Actu, 26/05/2010

[9] Fuente: Les Echos, 30/03/2016

[10] El quebradero de cabeza de los transportes urbanos no es un asunto que haya surgido ahora. Fuente: Afrik.com, 22/10/2006

[11] La SNCF en Costa de Marfil y Senegal: Jeune Afrique, 19/10/2016. China en Etiopía, CNN, 14/10/2015 o en Sudáfrica: AFK Insider, 24/10/2016

[12] “La estrategia de ‘Un cinturón, una ruta y un continente’ puede ayudar a eliminar el cuello de botella de su desarrollo mediante la introducción de mecanismos de “sangre nueva” que les ayude a que se desarrollen por ellos mismos”. Fuente: China Daily, 20/01/2015

[13] Fuente: The Diplomat, 29/09/2016

[14] El comercio entre la India y África ha aumentado de 25.000 millones de dólares en 2006 a 70.000 millones en 2014, mientras que el comercio con China se estima en unos 222.000 millones en 2014. Fuente: The Diplomat, 07/07/2016

[15] Véase: Financial Afrik, 26/02/2016

[16] En 2014, China establece la mayor conexión ferroviaria del mundo que une el este de China con España en 22 días… Fuente: RFI, 06/12/2014

[17] Fuente: South West, 31/10/2016

[18] Fuente: Cancillería Alemana, 06/10/2016

[19] All Africa, 14/12/2016

Comentarios

Suscríbase para dejar un comentario.
Artículos relacionados
Geta Grama-Moldovan
04 Oct 2019

Semillas de guerra (el impacto de la religión en la sociedad)

#geopolítica #mundo #societad

Los movimientos religiosos fundamentalistas se hacen fuertes en un mundo cuyas transformaciones asustan a las poblaciones que no están bien educadas respecto (y por tanto sospechan) de la modernidad. Asimismo, [...]

Geta Grama-Moldovan
26 Sep 2019

Extractos de nuestras anticipaciones de julio sobre el turismo europeo… (en el contexto del fracaso de Thomas Cook)

#asia #economia #Europa #mundo multipolar #turismo

En el transcurso de la próxima década, la desaceleración causada por la intensificación de la competencia, una serie de fenómenos de saturación y "fatiga", y las consideraciones medioambientales, en un [...]

Geta Grama-Moldovan
11 Jul 2019

Muy pronto, el informe especial julio GEAB : El turismo europeo

#asia #economia #Europa #mundomultipolar #turismo

El turismo europeo, 2020-2030: la improbable alianza entre el turismo y el proteccionismo Contrariamente a los febriles sueños de los funcionarios de Bruselas y de nuestras capitales, alimentados por las [...]