Home Blog Ucrania: tres anticipaciones del pasado para entender el presente y el futuro de nuestro continente

Ucrania: tres anticipaciones del pasado para entender el presente y el futuro de nuestro continente

Ya en 2014 advertimos de la magnitud del peligro que suponía la cuestión ucraniana para Europa y el mundo. Así que, con el estallido de la guerra, hemos vuelto a nuestros archivos para traerles una selección de nuestras anticipaciones sobre Ucrania. Hemos elegido tres. La más antigua data de 2017 y tiene la advertencia «¡evitemos la Tercera Guerra Mundial!» en el propio título. Las otras dos se publicaron en 2020 y 2021 respectivamente y advierten de un «Flashback a todas las crisis europeas» y de ver «a Europa de nuevo en el epicentro de una guerra mundial«.

Este ejercicio es necesario para fortalecer nuestro método. El resultado que aquí se presenta incluye elementos de la evolución potencial que pueden resultar muy útiles a nuestros lectores para comprender la situación actual y futura. Si una intervención rusa en Ucrania siempre ha parecido la peor opción y como tal improbable a corto plazo, todos los elementos de la tragedia de la historia que resurgen hoy y parecen haber llegado para quedarse, se encuentran en nuestros análisis.

2017: el punto de no retorno se acerca

Como siempre decimos: «En un mundo complejo, es necesario anticiparse, porque cuando los problemas llegan a la mesa, sólo quedan malas soluciones para resolverlos».

La introducción al primer artículo de nuestra selección representa la situación en la que nos encontramos. En este punto identificamos que el conflicto, todavía entonces en fase diplomática, no sólo no toma el camino de la resolución pacífica sino que se aleja peligrosamente:

De hecho, las demostraciones de fuerza de Rusia pretenden sin duda presionar a los europeos para que se liberen del dominio estadounidense en esta crisis y recuperen su independencia estratégica. Pero el refuerzo de los medios de la OTAN en Europa es ahora una realidad que también hace correr el reloj de Rusia: de momento, en caso de conflagración, tendría la ventaja estratégica (como establece claramente el informe Rand), pero la cuadruplicación del presupuesto militar estadounidense para la protección de Europa, el refuerzo de los medios humanos y tecnológicos, etc., no permiten a Rusia esperar indefinidamente hasta que la OTAN esté de nuevo en condiciones de imponer su ley. Se trata de una auténtica carrera contrarreloj que se está desarrollando en la actualidad y que contribuye a concentrar a finales de año riesgos de conflicto realmente importantes.

Por no hablar del hecho de que el restablecimiento del diálogo con Rusia probablemente no será suficiente para encontrar soluciones cuando se han acumulado tantas tensiones de principios en los últimos 15 años, y quizás de forma irreversible desde 2014. La historia no se repite…

2020: el boomerang inicia su vuelta

En línea con nuestros análisis más recientes, describimos la «vuelta a la realidad» de Occidente, que promete ser dolorosa, ya que está salpicada de «segundas oleadas de desastres», es decir, «un vasto recordatorio de todas las crisis que ha sufrido Europa en los últimos años e incluso de otras más antiguas que sólo se han resuelto parcialmente».

Rusia envía un mensaje claro: «Estoy a favor de mi incipiente alianza con Turquía por encima de la quimérica búsqueda de un sueño de acercamiento a Europa». Armenia es, en efecto, un punto común y conflictivo entre Rusia -a cuya esfera de influencia pertenece de facto tanto geográfica como históricamente- y Europa -que pretende integrarla en proyectos improbables de adhesión a la OTAN-UE. La crisis del Karabaj fue, por tanto, una oportunidad para que Rusia se acercara a Europa para salvar a su protegido común. Pero eso era antes… cuando Rusia aún intentaba cooperar con la UE. Por un lado, el escenario de apoyo a Armenia iba en contra del principio de la política exterior rusa de reconocer la soberanía de los Estados (y de las Naciones Unidas, no lo olvidemos); Nagorno-Karabaj pertenece a Azerbaiyán aunque esté poblado por una mayoría de armenios. Y por otro lado, Rusia, en la conducción de su reciente geopolítica, ha elegido decididamente a Turquía a costa de Europa…

Si a este primer indicio del aislamiento de Europa con respecto a Estados Unidos (1), añadimos la impaciencia que se puede suponer que ha ganado China ante el progresivo giro de los países europeos en su contra en el asunto Huawei (2) y la persistencia de una prensa europea antichina (3), si se combina todo esto con la reciente firma de la zona de libre comercio, RCEP, por parte de los quince estados asiáticos (4) y la previsión china de que una América en proceso de democratización acabará llevando a Europa a un nuevo brote de «transatlanticismo» agudo (5), se está formando un escenario: Euro-Asia no tardará en tirar la toalla con Europa, dejando que se enfrente a sus crisis y a sus buenos amigos americanos sin intentar integrarla en la dinámica de prosperidad que tanto se ha esforzado en proponer desde hace diez años.

También en este caso, la UE cree tener el control de la situación, mientras que, en realidad, su flanco oriental se ha pasado casi por completo al campo estadounidense, especialmente mediante la constitución de esta extraña Alianza de los Tres Mares (Adriático, Báltico, Negro) por parte de Estados Unidos, que sustituye al amo soviético por un amo estadounidense en Europa Central y Oriental: Polonia, Croacia, Austria, Bulgaria, República Checa, Estonia, Hungría, Letonia, Lituania, Rumanía, Eslovaquia y Eslovenia, es decir, todos los países del antiguo bloque que se adhirieron a la UE en 2004, a excepción de Austria.

La estrategia de EE.UU. (estamos rodeados de actores que tienen estrategias mientras que la UE parece seguir careciendo de ellas) es desviar el motor económico de Europa Occidental no sólo de Rusia, por supuesto, sino de China, cortando su Ruta de la Seda. El Corredor de los 3 Mares proporciona a los estadounidenses acceso a los territorios y mercados de Europa Occidental, Europa Oriental, Asia Occidental (Bielorrusia, Ucrania, Moldavia) y los Balcanes, constituyendo un «cinturón y ruta» estadounidense por el que fluirán sus dólares, gas y petróleo, armas y tropas, etc.

2021: el espectro del conflicto mundial

Analizamos los últimos indicios de un empeoramiento de las tensiones, que revelan el aislamiento de Rusia y delatan una posible reacción violenta del Kremlin. Recordamos que las garantías reales de paz para los países de Europa del Este están lejos de cumplirse e invitamos, por último, a nuestros lectores a desviar la mirada del conflicto Estados Unidos-China, que dominaba la actualidad en ese momento, hacia el centro del viejo continente.

La OTAN parece haber devuelto a Turquía a su campo, y participa en las maniobras a cambio de la posibilidad de explotar el petróleo del Mar Negro (frente al del Mediterráneo oriental)… y también porque, también para ella, las alianzas son inquebrantables.

En el centro del Mar Negro, la península de Crimea y la joya del sistema defensivo ruso, Sebastopol… imposible de abandonar para Rusia. Si la amenaza aumenta, los rusos se verán obligados a intervenir… o Putin se verá obligado a abandonar el poder, pero no hay garantía de que sea para mejor.

Es cierto que estas maniobras aliadas podrían ser intimidatorias. Pero, por un lado, los expertos observan una diferencia de intensidad y discreción que no augura nada bueno. Y señalamos como prueba adicional el cierre del periódico independiente (ni prorruso ni progubernamental) KyivPost… por no hablar de las dimisiones intempestivas de funcionarios del gobierno. Cuando la prensa independiente es silenciada, los ministros dimiten y los ejércitos se concentran en las fronteras, hay motivos para preocuparse.

Todos estos esfuerzos por extender la influencia occidental en la esfera rusa (Serbia, Ucrania, Crimea, Bielorrusia) cruzan las líneas rojas establecidas por Moscú. Como siempre hemos subrayado, Ucrania, Bielorrusia y los Balcanes sólo pueden encontrar la paz en el marco de la cooperación entre Europa y Rusia. Estamos muy lejos de eso.

Mientras se habla mucho del conflicto entre EE.UU. y China por Taiwán, tengamos cuidado de que la tercera guerra mundial no comience de nuevo en Europa. Porque es en esta parte del mundo, en la encrucijada de los imperios zombis, donde los riesgos parecen ser mayores.

 

Comentarios

Suscríbase para dejar un comentario.
Artículos relacionados
extractos
13 Ene 2023
gratuit

Contenido del número 171: Europa, el Imperio Otomano del siglo XXI

extractos
13 Oct 2022
gratuit

Contenido del número 168: La globalización y la fragmentación se superponen…

extractos
14 Sep 2022
gratuit

Contenido del número 167: El fin de la centralidad de Europa en el mundo