Home Blog Resumen del informe de la Fed sobre una posible moneda del banco central de Estados Unidos

Resumen del informe de la Fed sobre una posible moneda del banco central de Estados Unidos

Publicamos aquí un resumen del informe Dinero y pagos: el dólar estadounidense en la era de la transformación digital (Money and payments: the U.S Dollar in the age of digital transformation), publicado por la Reserva Federal americana este mes. Esta publicación oficial será objeto de análisis y anticipación en el GEAB 162 de febrero de 2022: E-U$D: la Fed y Estados Unidos esperarán… con el riesgo de que se les haga demasiado tarde.

Este documento no pretende promover un resultado político específico, ni tampoco señalar que la Reserva Federal vaya a tomar una decisión inminente sobre la emisión de una moneda digital del banco central estadounidense (MDBC).

Los responsables políticos y el personal de la Reserva Federal han estudiado detenidamente el MDBC durante varios años, guiados por la creencia de que cualquier MDBC estadounidense debe, entre otras cosas, proporcionar beneficios a los hogares, a las empresas y, a la economía en su conjunto, que superen los costes y sean coherentes con la legislación en vigor.

– proporcionar beneficios a los hogares, a las empresas y, a la economía en su conjunto, que superen los costes y los riesgos;

– producir dichos beneficios de manera más eficiente que los métodos alternativos;

– complementar, en lugar de sustituir, las formas de dinero y los métodos de prestación de servicios financieros existentes;

– proteger la privacidad de los consumidores;

– proteger contra la actividad delictiva;

– contar con un amplio apoyo de las principales partes interesadas.

El análisis inicial de la Reserva Federal sugiere que un potencial MDBC estadounidense, en caso de ser creado, serviría mejor a las necesidades de Estados Unidos al estar protegido por la privacidad, la intermediación, la amplia transferencia y la verificación de la identidad. Sin embargo, como se ha señalado anteriormente, este documento no pretende promover un resultado político específico y no adopta una posición al respecto.

Aunque los estadounidenses llevan mucho tiempo teniendo dinero principalmente en forma digital […] un MDBC sería diferente del dinero digital existente disponible para el público en general porque un MDBC sería responsabilidad de la Reserva Federal, no de un banco comercial.

Un MDBC podría ofrecer una serie de beneficios. Por ejemplo, podría proporcionar a los hogares y a las empresas una cómoda forma electrónica de dinero del banco central, con la seguridad y la liquidez que ello implica. Daría a los empresarios una plataforma sobre la que crear nuevos productos y servicios financieros; promovería pagos más rápidos y baratos (incluidos los transfronterizos); y ampliaría el acceso de los consumidores al sistema financiero. Un MDBC también podría presentar ciertos riesgos y plantear una serie de cuestiones políticas importantes, como la forma en que podría afectar a la estructura del mercado del sector financiero, el coste y la disponibilidad del crédito, la seguridad y la estabilidad del sistema financiero y la eficacia de la política monetaria.

La Reserva Federal no tiene intención de proceder a la emisión de un MDBC sin un claro apoyo del ejecutivo y del Congreso, idealmente en forma de legislación específica que lo autorice.

La Reserva Federal también está desarrollando un nuevo servicio de liquidación interbancaria para pagos instantáneos, el servicio FedNow, cuyo lanzamiento está previsto para 2023. Estos servicios de pago instantáneo permitirán a los bancos comerciales prestar servicios de pago a los hogares y las empresas las 24 horas del día, todos los días del año, y los receptores tendrán acceso inmediato a los fondos transferidos. El crecimiento de estos servicios de pago instantáneo también podría reducir los costes y las tasas asociadas a ciertos tipos de pagos.

Además, una serie de servicios impulsados por el consumidor y accesibles a través de dispositivos móviles han hecho que los pagos digitales sean más rápidos y cómodos.

Sin embargo, algunos de estos nuevos servicios de pago podrían suponer riesgos para la estabilidad financiera, la integridad del sistema de pagos y otros riesgos. Por ejemplo, si el crecimiento de los servicios de pago no bancarios provocara un desplazamiento a gran escala del dinero de los bancos comerciales a las entidades no bancarias, la falta de protecciones equivalentes a las que acompañan al dinero de los bancos comerciales podría introducir un riesgo de fuga u otras inestabilidades en el sistema financiero.

Una prueba crucial para un potencial MDBC es saber si resultaría superior a otros métodos que puedan abordar los problemas descritos en este documento.

Sin embargo, como responsabilidad de la Reserva Federal, un MDBC no requeriría mecanismos como el seguro de depósitos para mantener la estabilidad del sistema financiero.

El MDBC sería el activo digital más seguro disponible para el público en general, sin riesgo de crédito ni de liquidez.

Un modelo de intermediación facilitaría el uso de los marcos de gestión de la privacidad y la identidad existentes en el sector privado, aprovecharía la capacidad de innovación del sector privado y reduciría el riesgo de interrupciones desestabilizadoras en el buen funcionamiento del sistema financiero estadounidense.

Un MDBC podría servir como nueva base para el sistema de pagos y como puente entre los diferentes servicios de pago, tanto tradicionales como no tradicionales.

También podría mantener la centralidad de una moneda de banco central segura y fiable en un entorno de rápido crecimiento.

Otro beneficio potencial de un MDBC emitido por Estados Unidos podría ser el de preservar el papel internacional dominante del dólar estadounidense.

El papel internacional del dólar beneficia a Estados Unidos, entre otras cosas, porque reduce los costes de las transacciones y de los préstamos para los hogares, las empresas y el gobierno estadounidenses. El papel internacional del dólar también permite a Estados Unidos influir en las normas del sistema monetario mundial.

Sin embargo, es importante considerar las implicaciones de una posible situación futura en la que muchos países extranjeros y uniones monetarias puedan haber introducido los MDBC. Algunos han sugerido que si estos nuevos MDBC fueran más atractivos que las formas existentes del dólar estadounidense, el uso global del dólar podría disminuir, y un MDBC estadounidense podría ayudar a preservar el papel internacional del dólar.

En algunas jurisdicciones, sin embargo, los pagos digitales han suplantado rápidamente al efectivo. Mientras que el uso de efectivo en Estados Unidos ha caído del 40% de las transacciones en 2012 (12% en valor) al 19% en 2020.

Si estas tendencias se mantienen en EE.UU., los consumidores podrían desear tener la opción de una moneda digitalizada del banco central que, al igual que el efectivo, no conllevaría ningún riesgo de crédito o liquidez.

Comentarios

Suscríbase para dejar un comentario.
Artículos relacionados
extractos
13 Oct 2022
gratuit

Contenido del número 168: La globalización y la fragmentación se superponen…

extractos
14 Sep 2022
gratuit

Contenido del número 167: El fin de la centralidad de Europa en el mundo

extractos
14 Jul 2022
gratuit

GEAB – Número especial de julio: ¡vuela al futuro desde el espacio!