2016 – Alerta sobre el dólar, la crisis financiera, el petróleo, los bancos … gran retirada táctica frente al inminente “aterrizaje forzoso”

GEAB 101 3

Nuestro equipo ha optado por colocar 2016 bajo el signo de una “gran retirada táctica”, que afecta a todos los niveles de la organización social, comenzando por supuesto con los niveles nacionales, pero no sólo ellos.

Esta retirada o repliegue no representará aún en 2016 el final de la movilidad global, de los intercambios internacionales o de Internet, y el mundo seguirá siendo una aldea global. Sin embargo, veremos cómo se levantarán muros, la implementación de nuevas regulaciones, el control de flujos, el rearme de los ejércitos, la fragmentación de mercados… todo esto no a nivel internacional, ya que el fracaso de la reforma de la gobernanza mundial es patente, sino sobre la base de las únicas entidades políticas disponibles en el mercado: los Estados nacionales, los grupos religiosos y étnicos, ciertas organizaciones supranacionales y locales.

Es el final de la gran orgía mundial; todo el mundo se va a casa … con una buena resaca.

Y las puertas abiertas se cerrarán gradualmente en una nueva configuración global de estabilización. 2015 ha sido testigo de importantes cambios en las alianzas estratégicas. El campo occidental se ha fragmentado, algunos fragmentos incluso se han separado, mientras que la confianza en los nuevos aliados todavía no ha llegado.

El mejor ejemplo de todo es el gran cambio de equilibrio de alianzas en Oriente Medio. Para el “campo occidental” y, particularmente para Israel, el enemigo ya no es Irán, sino Arabia Saudita. Pero la conciencia de este hecho ha tomado demasiado tiempo: Arabia Saudita y el wahabismo militante han caído mientras que la confianza con Irán aún no se ha establecido. En estas circunstancias, la mejor solución es la retirada.

Europa se encuentra en una situación similar. Sus problemas con Rusia le han separado de su flanco oriental y aunque se están haciendo esfuerzos para volver a reconectar con el gran vecino, el daño en términos de confianza ya está hecho. En su flanco sudoriental, Turquía, que podría haber sido nuestro socio potencial, con el que podríamos haber trabajado juntos en todo excepto en su integración en la UE, ha comenzado una disputa radical con Europa. En cuanto a los EE.UU., el aliado por excelencia, no hay mucha gente en Europa que haga una evaluación positiva de la relación transatlántica de los últimos años. Los enormes flujos migratorios dirigidos hacia Europa, más los grandes errores estratégicos a los que el aliado nos ha empujado, representan la gota que colmó el vaso, dejando ahora a la UE embarcada en un enorme plan de refuerzo interno. Retirada de nuevo.

Japón también ha entendido que ya no puede confiar para su protección en el poder en declive de los Estados Unidos. Y es obvio que no va a reclamar esta protección a China. China es sin duda un actor regional clave, pero el pasado tormentoso entre estos dos poderes y la incertidumbre a medio plazo sobre las ambiciones hegemónicas chinas obliga a Japón a recuperar el control de su propio sistema de defensa.

Este repliegue estratégico, acompañado de un aumento en algún gasto militar de mal augurio, se podría haber evitado si los principales actores occidentales hubieran desempeñado su papel inteligente de “facilitador de la transición”. Desde este punto de vista, el G-20, una iniciativa europea debemos recordar, fue un buen intento. Pero los esfuerzos fueron demasiado pequeños y demasiado contrarrestados por un establishment estadounidense, incapaz de entender los acontecimientos mundiales y contribuir positivamente en ellos.

Ciertamente hemos tenido un gran año 2015 de mandato de Obama, durante el que se ha hecho posible la reintegración de Irán (y Cuba) en el escenario internacional. Pero todo esto llega demasiado tarde, es demasiado poco, y además demasiado triste .. dentro de las crecientes tensiones y de la preocupación general.

No se dan las condiciones para que el mundo multipolar se reúna alrededor de una misma mesa para afrontar juntos los grandes asuntos públicos mundiales. La confianza se ha perdido. Incluso entre los nuevos aliados: por ejemplo, es poco probable que la Sublime Puerta y La Meca, se conviertan del día a la noche en los mejores amigos en el mundo, por un largo período de tiempo. Los intentos de alianzas antinaturales como éstas no irán más allá de 2016 e inevitablemente irán acompañadas de una retirada de ambas partes.

En cuanto a Arabia Saudita, una vez más, este país tiene mucho que hacer en términos de estabilización social interna, a sabiendas de que se verá más y más forzado a disociarse de los monstruos, como Daesh, que sus propias patologías sociales han generado.

Los países BRICS también se replegarán sobre ellos mismo este año. Brasil no puede atender a nada más que a sus propios problemas generados por sus luchas políticas internas, por el fracaso de su economía, por una moneda en declive y por hipersensibilidad social. No hace falta decir que su contribución a los esfuerzos transnacionales como BRICS, el MERCOSUR, la OEA, etc., no serán significativos este año.

China ha dicho y repetido que su prioridad ya no es su balanza comercial, sino el desarrollo de su mercado interno, de su infraestructura, de su sistema social, etc. Sus polos de crecimiento ya no se destinan a alimentar el crecimiento del mundo. En consecuencia, China se encarga de sus fronteras y de la protección de su territorio mediante la inversión en la modernización de su sistema de defensa nacional. Y lo que pasó en Rusia en 2014 no disuadirá a China para avanzar en esta dirección.

India sigue teniendo una actitud de apertura a la estrategia global. Pero anticipamos que en 2016, también mostrarán una mayor reserva. Su presidencia de los BRICS será el blanco de todo tipo de manipulaciones por ambos lados. Los intentos de Modi para equilibrar sus relaciones externas entre los EE.UU., Europa, China, Rusia, Japón, Pakistán … pueden terminar como los de Erdogan en 2011. El primer ministro indio está posiblemente viéndose atrapado por su acercamiento a Japón, alimentado con ideas de trenes de alta velocidad, pero también por consejos contra China, algo que él había identificado claramente en el comienzo de su mandato y que dijo que evitaría. Por tanto, es probable que en 2016 la India tenga una Presidencia de los BRICS de perfil bajo (frustrando el potencial de integración que identificamos hace unos meses) y probablemente se centrará principalmente en su organización social, su proyecto de innovación tecnológica y su presupuesto militar. Retirada de nuevo.

Volvamos por un momento a Europa. Esta es probablemente la única región del mundo que se replegará sobre algo más que su nivel nacional. La reactivación de las herramientas de la soberanía nacional se está realizando en colaboración con los niveles nacionales y europeos. Hablaremos más adelante en la sección “ups and downs” de este GEAB sobre el caso de Schengen, con respecto al cual creemos que habrá un refuerzo y no un debilitamiento. Esta zona es cada vez más fuerte … a petición de los propios Estados miembros. Lo mismo ocurre con el ejército europeo, la red de las agencias de inteligencia nacionales, etc. La transferencia de herramientas de soberanía (gestión de las fronteras, ejércitos, inteligencia …) hacia el nivel europeo, de acuerdo con los Estados miembros, está en marcha y seguirá siendo una de las tendencias de 2016. Fortalecimiento concomitante de los niveles nacional y europeo.

Según LEAP, es terrible ver que la fase de integración política del continente se pone en marcha en un movimiento hacia el interior y no sobre algún tipo de aspiración democrática. Esto es lo que nos hizo anticipar en nuestro último número que Europa estaba a punto de entrar en una nueva época oscura de su historia. Claramente, se dan todas las condiciones para eso.

Sólo Internet y la enorme transformación de las estructuras sociales que conlleva, nos hace confiar que Europa (y el mundo) puedan salir de la fase de confinamiento, que parece imposible en el largo plazo en este siglo XXI. Pero el fermento de caos social que el establishment ve en esta herramienta nos hace temer que la “revolución de Internet” se convierta en “el terror de Internet” durante 2016: internet no como herramienta de libertad y de apertura al mundo para sus ciudadanos, sino como instrumento al servicio de la vigilancia y la propaganda para los “garantes del orden”.

El tema de la gran retirada estratégica es la marca de agua del resto de este boletín, en particular en la visión anual que llamamos “ups and downs ” que figura más adelante… Para leer más, suscríbase a GEAB