¿Cómo será la relación transatlántica que está preparando D. Trump?

Pic GEAB 127

La multipolarización del planeta atraviesa actualmente la fase de bipolarización, que anticipamos en 2009, si Europa no se reposicionaba Inteligentemente teniendo claro la gran reconfiguración geopolítica global.

Después de Medio Oriente (por el momento sin éxito ya que el régimen iraní aún no ha caído[1], pero es en noviembre cuando las sanciones entran en vigor[2]), los Estados Unidos de Trump comenzaron a ocuparse seriamente de reconstruir la relación transatlántica que necesitan para asegurar su recuperación económica y tratar de mantener su dominio frente a la creciente influencia de China.

Con su famosa “guerra comercial”, Trump de hecho desencadenó esta bipolarización entre un mundo chino y un mundo estadounidense al que sirve su política: por un lado, los países / regiones que reorientan sus mercados hacia China[3], y por otro lado aquellos que prefieren cerrar sus filas en torno a Washington en lugar de perder el mercado estadounidense[4]… especialmente a medida que la economía estadounidense vuelve a despegar[5].

En lo que respecta a Europa, nuestro equipo nunca ha tenido dudas de que si tuviera que elegir volvería a sus viejos hábitos, en lugar de optar por una aventura oriental. Esta es la elección a la que Trump actualmente fuerza a Europa, y un nuevo marco en las relaciones transatlánticas va a emerger. En este número del GEAB, exploraremos sus características más importantes. También analizaremos el proceso político mediante el cual la América de Trump pretende alcanzar sus fines. Un proceso que será parámetro decisivo en la serie de transformaciones que la UE va a realizar. Las elecciones europeas de 2019 siguen siendo, en nuestra opinión, un punto de inflexión para estos acontecimientos.

¿Una OPA americana sobre Europa?

Aquí hay tres datos que indican un endurecimiento de la política europea de los Estados Unidos:

. Primero, la reunión entre Juncker y Trump este verano, mientras los europeos estaban en la playa, durante la cual el presidente de la Comisión Europea prometió literalmente lealtad y aceptó todas las condiciones del presidente de EE.UU.: comprar gas licuado al que nos habíamos negado hasta ahora, comprar la soja estadounidense que los chinos ya no compran como represalia por los gravámenes que se han impuesto a sus productos, mantenerse unidos contra China (esto no se menciona explícitamente en el comunicado, pero claramente se reflejó en el marco de un objetivo común “proteger a las empresas estadounidenses y europeas de las prácticas comerciales desleales”), y finalmente sentarse de manera estable en la mesa de negociación del próximo acuerdo comercial transatlántico[6]. A cambio de todas estas concesiones, Trump, magnánimo, se contentó con ofrecer la suspensión de las barreras aduaneras a los automóviles europeos mientras la UE permanezca en la mesa ­­de negociaciones. En cuanto a los aranceles sobre el acero y el aluminio, la cuestión no se discutió, por lo que se mantienen.

. Más anecdótico pero revelador, el nuevo Primer Ministro de Groenlandia, Kim Kielsen, elegido el pasado mes de abril, acaba de perder su mayoría parlamentaria tras la salida de su coalición del independentista “Partii Naleraq”, activista por la independencia de la totalidad de Groenlandia de Dinamarca para el año 2021. Este último consideró inaceptable la decisión del gobierno de financiar la renovación de tres aeropuertos de Groenlandia con fondos daneses en lugar de fondos chinos. Pero lo extraño es que Dinamarca y Groenlandia invocan como motivo de esta decisión su preocupación  por no ofender a los Estados Unidos (para el cual Groenlandia es una base estratégica importante)[7]. ¡La injerencia aquí tiene el mérito de ser explicitada con claridad![8]

. finalmente, está el comienzo de los encuentros de las llamadas extremas derechas pretendidamente “soberanistas” bajo la bandera del asesor estratégico estadounidense de Trump, Steve Bannon. Unos encuentros que han comenzado a dar sus frutos cuando Matteo Salvini, viceprimer ministro de Italia y presidente del movimiento Lega Nord, se unió al proyecto[9] con los otros caciques de la extrema derecha europea pegados a sus talones[10]. Apostemos a que la siguiente aproximación visible vendrá de los Países Bajos[11]. Y todo por la defensa de las soberanías europeas…

Este tipo de noticias viene a confirmar el escenario que articulamos justo después de la elección de D. Trump donde, contrariamente a todas las conjeturas de la época sobre la inevitable distancia europea de los Estados Unidos con tal presidente a su cabeza, advertimos contra el riesgo de la aparición de una “Unión Transatlántica” para reemplazar a la Unión Europea[12].

Teniendo en cuenta los acontecimientos recientes y la proximidad de las próximas elecciones europeas, es hora de hacer un balance de esta anticipación.

Punto de partida: el nuevo TLCAN

Como todo el mundo sabe, Trump usa algunas técnicas de negociación de la “Teoría de juegos”[13] que básicamente se reduce a la estrategia de “un loco”[14]. Pero, ¿qué es lo que realmente busca? [15]

Trump quiere reorganizar el comercio mundial de una manera que sirva mejor a los intereses de su país y, de ese modo, integrar aún más las soberanías nacionales en general[16]. Ha desacreditado los principales espacios de negociación (G7, OMC, etc.) e invita a todo el planeta a su mesa: México, Canadá, Europa, China …

Como resultado, este verano, México declaró su conformidad a un nuevo acuerdo NAFTA[17] al que Canadá está tardando en unirse, algo que sin duda acabará haciendo. Los obstáculos son:

. del lado estadounidense, la naturaleza incondicional del acceso de los productos lácteos estadounidenses al mercado canadiense[18].

. en el lado canadiense, la naturaleza incondicional de la integración del ISDS y otros mecanismos de solución de diferencias en el nuevo acuerdo[19].

Estas cláusulas, las mismas que movilizaron a activistas anti-CETA y anti-TTIP de ambos lados del Atlántico, fueron desestimadas a petición de Trump y previo al rápido dictamen favorable del nuevo presidente mexicano. Canadá, por otro lado, ya está anunciando que sus lobbies bloquearán la firma de cualquier acuerdo que no incluya estas cláusulas… Es difícil adivinar el compromiso al que México, Estados Unidos y Canadá llegarán sobre este tema, pero seguro que encontrarán uno. Y apostamos a que el modelo servirá para el gran acuerdo transatlántico.

figgeab1Gráfico 1 – Intercambios comerciales entre los Estados Unidos, Canadá y México. Fuente: Seeking Alpha.

 Por lo tanto, los Estados Unidos ya están a punto de disciplinar a marcha forzada las filas en América del Norte, cuya cohesión se estaba poniendo en peligro. Y especialmente desde la reciente firma del famoso acuerdo Canadá-Europa, CETA, que redujo la influencia de los Estados Unidos sobre su vecino del norte desde su adopción por el Parlamento Europeo en febrero de 2017[20].

Cuando Trump habla de un reequilibrio en favor de los Estados Unidos de las relaciones comerciales mundiales, hace falta interpretarlo: de alguna manera, si Europa ha podido desarrollar su mercado e infraestructura durante varias décadas, también es gracias al hecho de que ha invertido poco o nada en su defensa; del mismo modo, la dependencia de Europa del sistema financiero estadounidense también le ha dado un acceso barato a poderosas herramientas de influencia internacional … la alienación europea hacia el transatlantismo, que a menudo denunciamos porque es una estrategia a corto plazo y de pocas ganancias, también se explica por la comodidad que supone para los intereses económicos europeos. Pero esta influencia de Estados Unidos sobre Europa le ha terminado costando caro a los EE.UU.: empobrecida por la sangría de dólares en curso en el resto del mundo – especialmente en Europa – la relación de influencia a menudo tendía a invertirse entre las dos orillas en ciertos sectores:

las principales compras de empresas americana por parte de los europeos[21], los acuerdos comerciales preferenciales euro-canadienses, la imposición del sistema regulador europeo[22], etc. Es probable que en el próximo modelo transatlántico que Trump invente, les corresponda a los europeos continuar usando a los Estados Unidos como pacificadores voluntarios y cajeros automáticos.

Por supuesto, esta presentación de la antigua relación transatlántica es caricaturesca, pero es importante entender cómo parte del establishment estadounidense percibe a Europa … y por qué las cosas están cambiando…  Para leer mas, GEAB 127

Del Nuevo TLCAN al fin del CETA … Para leer mas, GEAB 127
Hacia un nuevo TTIP… Para leer mas, GEAB 127
Los protagonistas del refuerzo de la relación transatlántica… Para leer mas, GEAB 127
Los puntos fuertes europeos… Para leer mas, GEAB 127
¿Compatibilidad con el proyecto de madurez europeo?… Para leer mas, GEAB 127
De ACAN (Acuerdo Comercial del Atlántico Norte) a ACCEE (Acuerdo Comercial de la Comunidad de los Estados europeos)… Para leer mas, GEAB 127
Un calendario anticipado de la negociación del nuevo Acuerdo Comercial del Atlántico Norte (ejercicio de estilo)… Para leer mas, GEAB 127

_____________________________

[1]  Recordemos que anticipamos la caída del régimen iraní: entre las crisis financiera (fuente: Voice of America, 05/09/2018), económica (fuente: Times of Israel, 13/09/2018), política (fuentes: Xinhua 28/08/2018 ; RadioFarda, 21/08/2018), y geopolítica (los habitantes de Basra en Iraq, tradicional aliado de Irán, protestan contra Irán: Independent.ie, 08/09/2018), la supervivencia del régimen de mulás cuelga de un hilo.
[2]  China, que oficialmente desafía la prohibición estadounidense, ya ha reducido sus importaciones de petróleo iraní. Fuente: OilPrice, 06/09/2018.
[3] La campaña actual para hacer impopulares los fondos chinos en torno la Ruta de la Seda ciertamente está dando sus frutos (fuente: SouthChinaMorningPost, 13/09/2018). Sin embargo, la lista de países que optan por un acercamiento con China continúa aumentando. Una señal es la disminución en el número de países que reconocen a Taiwán como un país independiente (fuente: SouthChinaMorningPost, 09/13/2018) y la reciente decisión de Nepal no participar en ejercicios militares de la India, mientras que este pequeño país tradicionalmente cercano a la India acaba de participar en ejercicios similares con China (fuente: SouthChinaMorningPost, 13/09/2018).
[4] El artículo South China Morning Post cuyo contenido es bastante elocuente, describe un rechazo global del capital chino e incluye una lista de países característicos del campo Occidental: Canadá, Alemania, Francia, Australia, Japón. Esta nota al pie comparada con la anterior es suficiente para entender la bipolarización que oficialmente comienza ahora. Fuente: SouthChinaMorningPost, 14/09/2018.
[5]  La prensa está llena de figuras maravillosas que atestiguan el reinicio de la máquina productiva estadounidense. Fuente:: WallStreetJournal, 28/08/2018.
[6]  La lectura de la declaración conjunta, disponible únicamente en inglés por supuesto, es edificante: Commission européenne, 25/07/2018
[7]  Esta información nos interesa aún más ya que hemos anticipado cambios en las relaciones entre Groenlandia y Dinamarca como resultado de las perspectivas económicas abiertas por la ruta del mar del norte para los separatistas polarizadores de Groenlandia que comprenden rápidamente que hay algo importante en torno a la autonomía económica, y una Dinamarca más interesada en mantener una isla que está en camino a ser rentable. Ver «Océano Ártico 2020-2050: nuevas rutas marítimas y cambio de rumbo geopolítico», GEAB N°121, 15 enero 2018
[8]  Fuente: Reuters, 10/09/2018
[9]  Fuente: TheGuardian, 08/09/2018
[10]  Fuente: Politico, 12/07/2018
[11]  Fuente: Politico, 14/02/2017
[12]  Fuente: GEAB N°109, 15/11/2016
[13]  Fuente: The Conversation, 08/06/2018
[14]  ¡Aún debe estar en una posición de fuerza para ganar! Yanis Varoufakis, cuando era ministro de la economía griega, también utilizó esta técnica, incluso pretendiendo estar listo para sacar a su país de la zona euro. Sabemos el resultado: solo gana el más decidido o el más fuerte.
[15] El desprecio de los medios por Trump es un desastre que cumple sus objetivos admirablemente. El discurso sobre la inconsistencia del personaje bloquea el desarrollo de cualquier estrategia.
[16]  Así integrando aún más las soberanías nacionales en general. Fuente: Bloomberg, 30/08/2018
[17]  Fuente: The Atlantic, 27/08/2018
[18]  Entre el día en el que escribimos este artículo y su relectura, Canadá ha aceptado la reivindicación americana. Fuente: Financial post, 12/09/2018
[19]  Por el contrario, sobre este punto, la situación continúa bloqueada. Fuente: CBC, 13/09/2018
[20]  Fuente: Parlement européen, 15/02/2018
[21]  Fuente: Wall Street Journal, 06/04/2018
[22]  Fuente: The Telegraph, 22/02/2018