Home Aperçus El desafío de institucionalización de las criptomonedas

El desafío de institucionalización de las criptomonedas

A pesar de que la ola de expectación en torno a las criptomonedas o monedas virtuales está perdiendo fuelle entre la opinión pública[1], el movimiento iniciado continúa siendo bastante sólido.

La versatilidad de la tecnología, su despliegue dentro de un contexto digital que permite llegar rápidamente a millones de individuos, su carácter potencialmente anónimo y el lugar que podría ocupar dentro del sistema financiero global genera cuestiones, sueños o miedos según el escenario y la función que desempeña cada uno.

El sueño, para muchos, se basa en el hecho de que este ecosistema está repleto de innovaciones[2], de promesas de descongestión de la sociedad, de desintermediación. Esto atrae a inversores de todo tipo, desde instituciones financieras hasta ciudadanos atraídos por el potencial de uso y/o la volatilidad de los precios.

Esta tecnología es la promesa de un mundo nuevo, con lo que podría describirse como una transacción aumentada: que posee las características legales y contractuales de la transacción entre pares, una transacción relacionada con un servicio o un bien que se puede utilizar o adquirir en la vida real o el mundo virtual[3].

Lo que es mejor, como mencionamos en el GEAB n.° 123, ahora es posible cofinanciar, a través de las ICO (oferta inicial de criptomonedas), la creación de nuevos servicios que luego pueden utilizarse gracias a los vales recibidos en el momento de la cofinanciación.

Mejor aún, la propiedad de estos vales, en muchos casos, ofrecerá al usuario el derecho a controlar la evolución del servicio a través de un sistema de votación sobre las nuevas funcionalidades que se van a implementar.

A menudo se dice que las empresas se beneficiarían de escuchar a sus clientes. Pues bien, en este caso el diseño del sistema permite poner en marcha este tipo de enfoque, y esto en un contexto global.

El sistema no solo contiene estos atractivos elementos, sino que registra, para siempre, cada una de las transacciones dentro de un registro duplicado miles de veces y accesible a todo el mundo.

No nos engañemos, esta tecnología que permite guardar y rastrear todas las transacciones, es sin duda el sueño de toda administración fiscal que tenga por objetivo explotar la naturaleza sistémica de las tecnologías para subir los impuestos, imponer gravámenes y alimentar el tesoro público.

Esta misma tecnología responde al sueño de todo contribuyente que desee conocer y/o asegurarse de que su contribución fiscal se utiliza bien y no se desvía.

Sin embargo, para otros es una herramienta perfecta para imaginar nuevos sistemas de intercambios entre pares, lejos de autoridades centrales y supervisiones estatales.

Es importante señalar que están surgiendo iniciativas en todas partes para hacer realidad este potencial, lo más cerca posible de las necesidades y hábitos de los usuarios/consumidores. ¿Qué puede ser más habitual que realizar transacciones para los bienes más comunes? Es una asociación tripartita que desafía, incluso si nos comprometemos a aplicar esta iniciativa con máxima precaución, a la de tres gigantes, concretamente, la Bolsa de Nueva York, Microsoft y Starbucks, que trabajan juntos para favorecer el uso de las criptomonedas para la compra de... ¡su café[4]!

Leer el GEAB 127 / Sep 2018

[1]     Desde hace unos meses, la evolución de los precios de todas las criptomonedas es negativa a nivel global. Seguimos desaconsejando invertir en criptomonedas y aconsejamos en su lugar invertir solo cantidades pequeñas que permitan entender un poco mejor los mecanismos de este ecosistema. Fuente: CoinMarketCap, evolución del precio del mercado entre abril y septiembre de 2018.

[2]     Existen varias decenas de cadenas de bloques con características técnicas diferentes. Una cadena de bloques puede dar soporte de varias criptomonedas. Es el caso de Ethereum, que soporta numerosas criptomonedas.

[3]     Concretamente, como ejemplo, al adquirir un bien (coche, electrodomésticos…) se obtiene una factura asociada a las condiciones generales de venta y a las condiciones particulares eventuales que, en conjunto, constituyen el fundamento jurídico y contractual de la relación. Estos dos elementos impresos y entregados en mano o por correo electrónico hoy se asociarán, en la base de registros de la cadena de bloques, con la transacción correspondiente.

[4]     Starbucks, Microsoft y la Bolsa de Nueva York (NYSE) se asocian para desarrollar la utilización de las criptomonedas en las actividades cotidianas. También se habla del dinero digital. Nota: en el artículo se menciona Intercontinental Exchange, que es la empresa matriz de la Bolsa de Nueva York. Fuente: CNBC, 03/08/2018

Comentarios

Suscríbase para dejar un comentario.
Artículos relacionados
Geta Grama-Moldovan
12 May 2020

¿Qué nuevo orden mundial? (Resumen de GEAB 145)

#bitcoin #coronavirus #covid #finanza #geopolítica #inversiones

Las curvas de la pandemia se están estabilizando. Los países europeos están saliendo lentamente de la fase de contención. Y está a punto de descubrirse un nuevo paisaje cuyas características [...]

Geta Grama-Moldovan
26 Nov 2019

Geopolítica monetaria: libra contra el yuan electrónico

#criptomonedas #euro #eurozona #finanzas #inversiones

El inmenso estancamiento de una zona euro atrapada en una UE en deterioro ha hecho que muchas personas se pierdan el euro. Pero dos puntos de inflexión sacuden la unión [...]

Geta Grama-Moldovan
13 Nov 2019

Muy pronto, el Boletín GEAB 139 (noviembre). Prepárate

#criptomonedas #Europa #Eurozone #geopolítica #India #inversiones

Los problemas sociales comienzan a percibirse en los mercados financieros y la economía como el posible detonante de la famosa crisis de 2020: manifestaciones, aumentos de la deuda pública, crisis [...]