Home Les bulletins GEAB GEAB 126 2020-2040: desarrollo global exponencial

GEAB 126

El boletín mensual del Laboratorio Europeo de Anticipación Política (LEAP) - 15 Jun 2018

2020-2040: desarrollo global exponencial

El mundo se encuentra a las puertas de una ola de desarrollo sin precedentes a punto de romper sobre Oriente Próximo, el Sudeste Asiático, Estados Unidos y el mundo 4.0 en general. Las bases de organización de este mundo ya están claras: red eléctrica globalizada, redes de centros financieros, nuevas rutas comerciales, criptomonedas, economía digital, gobernanza mundial reinventada… todo esto constituye la infraestructura indispensable para esta inimaginable fase de desarrollo multipolar y multiconectado que vamos a tratar de explicar mediante pequeños detalles.

¿Exponencial o explo-nencial?

Si se observa la evolución del PIB mundial desde 1960[1], se aprecia que crece a una velocidad sorprendentemente regular, excepto por un bache recesivo en 2008-2009. No es de extrañar, pues la producción de riqueza dependía intrínsecamente de la presencia de materia prima para transformar, de la mano de obra disponible para producir, de la cantidad de consumidores solventes para transformar esta producción en riqueza sonante y contante, de las masas monetarias suficientes para reinvertir en cerebros bien cualificados que reinventaran constantemente el proceso. En el mundo real, toda esta materia prima del crecimiento tiene una disponibilidad limitada, por lo que el potencial de crecimiento se inscribe en un estricto marco.

Crecimiento del PIB mundial (%), 1960-2016. Fuente: Banco Mundial

No obstante, lo que anticipamos como tendencia a partir de 2020 es un triple cambio de paradigma con respecto a los límites de crecimiento:

– Por una parte, la llegada al mercado de la producción mundial de toda una serie de nuevas regiones que traen consigo recursos humanos, materia prima y cerebros innovadores. Pero nos mantenemos en la materialidad de un crecimiento mundial que solo aumenta porque se van a unir 1200 millones de africanos, 430 millones de sudamericanos, 70 millones de centroasiáticos, 640 millones de habitantes del sudeste asiático y 1200 millones de indios[2].

– Por otra parte, y es aquí donde ya se empieza a hablar de “exponenciación” y no de simple aceleración, la transición a una economía digital va a disociar literalmente crecimiento y materia (humana, energética, monetaria, etc.): inteligencia artificial, creciente desmaterialización de los productos de consumo, sistema monetario liberado de la capacidad de emisión de los únicos bancos centrales… Todo esto ya está sobre la mesa, pero aún no se ha visto nada (especialmente en Occidente) del potencial real resultante, a sabiendas de que este año se ha destinado 1 billón de dólares a la transformación digital de la sociedad[3].

– Finalmente, el crecimiento también se va a liberar del planeta Tierra, gracias a una conquista espacial sin límites y ahora abierta a todos los mercantilismos (economía del espacio)[4].

El carácter exponencial de esta fase de desarrollo permite llamar la atención sobre las oportunidades, por supuesto, pero también los peligros de una transformación tan rápida que haga necesaria la presencia de instituciones globales de control del proceso.

Economía digital: aún no se ha visto nada

Por la parte occidental, se invierte mucho más en la economía real. China, por el contrario, permite hacerse una idea de lo que será una economía digital. En agosto de 2017, China representaba el 40 % del comercio en línea mundial, con 11 veces más transacciones en línea que EE. UU.[5] En este caso, China tiene la enorme ventaja frente a Occidente de construir su economía de mercado directamente sobre la base de Internet. Esta ventaja también la disfrutarán potencias emergentes como África[6] y la India[7] en particular. no obstante, una economía digital no es solo una réplica de la economía real en la red. Se trata de un ecosistema o incluso un “ecoparadigma” totalmente diferente, que desarrolla lógicas específicas (tanto más específicas cuando una economía se construye directamente sobre esta base, libre de toda referencia anterior)[8].

Un ejemplo especialmente esclarecedor de la creciente diferencia entre economía y economía digital es que ¡las tasas de inflación actualmente registradas en la economía material no se encuentran en la economía digital! Los precios en línea caen en valor absoluto y en relación con las medidas tradicionales de inflación. La inflación en línea se encuentra literalmente 200 puntos por debajo del índice oficial de precios de consumo (IPC). A propósito, eso dice mucho de nuestro mantra relativo a la necesidad de crear nuevos instrumentos estadísticos[9] para medir la actividad económica[10].

Baste decir que las curvas del PIB que examinamos al inicio de este artículo no reflejan en absoluto el crecimiento de la actividad y las riquezas virtuales de esta economía digital. Si lo reflejasen, el inicio de esta exponenciación empezaría sin duda a reflejarse[11]. Pero no está claro que las cifras de los ecosistemas “real” y virtual deban mezclarse, de acuerdo con el viejo dicho: “no hay que mezclar churras con merinas”. Por el contrario, deberán ser objeto de dos sistemas estadísticos diferentes[12].

Criptomonedas y el cambio de la relación con el dinero

Recomendamos prudencia en lo que concierne al bitcóin, pero estamos convencidos desde hace mucho de que las monedas virtuales/criptomonedas/e-monedas forman parte del futuro. La prueba más reciente de ello es la apertura el 13 de junio de 2018 de una verdadera bolsa de criptomonedas en un país tan serio como Suiza[13]. Dicho esto, creemos que esto es solo el principio e instamos a evitar ser una cobaya en las primeras experiencias de la puesta a punto… Por no mencionar que, desde el principio, creemos que estas monedas deben originarse en función a lógicas especulativas para ofrecer verdaderos modelos de futuro (aunque el carácter especulativo del bitcóin haya llamado la atención sobre este futuro monetario). Razón por la cual preferimos hablar de potencial de inversión (ICO) que de especulación (bitcóin).

Comentarios

Suscríbase para dejar un comentario.
Contenidos

El orden mundial que prevalecía desde 1945 viene experimentando un minucioso desmoronamiento desde hace aproximadamente dos años. Incapaz de adaptarse a las nuevas realidades, este orden mundial ha sufrido una [...]

La Política Agrícola Común (PAC), destinada a garantizar la independencia alimentaria y calidad de la alimentación de los europeos, está en crisis desde hace muchos años, un tiempo en el [...]

- Mercado chino - Neobancos - Sector inmobiliario: ser propietario de la casa en la que se vive ¡y fin! - El sistema de información: diversificación sectorial Mercado chino China [...]

Artículos relacionados
Geta Grama-Moldovan
15 Oct 2019

Enfoque: Los retos del sector químico europeo

#Estados Unidos #Europa #FMI #gobernanza #Grecia #sector químico

La industria química en Europa se enfrenta a muchos desafíos como resultado de los cambios en su posición competitiva, los problemas ambientales globales y locales, así como la innovación regulatoria [...]

Geta Grama-Moldovan
15 Oct 2019

2020: La trampa transatlántica de la nueva Grecia

#Estados Unidos #Europa #FMI #Grecia

El pasado 8 de julio, el "paréntesis Tsipras", que tanto ha enfurecido a la Unión Europea, Estados Unidos y otros muchos intereses, llegó a su fin. El sentimiento de esperanza [...]

Geta Grama-Moldovan
15 Oct 2019

Calendario del futuro Global Europe (de octubre a febrero) 56 fechas que cambiarán el mundo (o no)

#brexit #Calendario #Europa #gobernanza #mundo

Para poder avanzar en un mundo complejo en plena transición, más vale hacerse con un GPS. Este calendario del futuro trienal es una de las muchas guías que propone el [...]