Leer anuncio públic
Perspectives
pic GEAB 126 2020-2040: desarrollo global exponencial

El mundo se encuentra a las puertas de una ola de desarrollo sin precedentes a punto de romper sobre Oriente Próximo, el Sudeste Asiático, Estados Unidos y el mundo 4.0 en general. Las bases de organización de este mundo ya están claras: red eléctrica globalizada, redes de centros financieros, nuevas rutas comerciales, criptomonedas, economía digital, gobernanza mundial reinventada… todo esto constituye la infraestructura indispensable para esta inimaginable fase de desarrollo multipolar y multiconectado que vamos a tratar de explicar mediante pequeños detalles.

¿Exponencial o explo-nencial?
Si se observa la evolución del PIB mundial desde 1960[1], se aprecia que crece a una velocidad sorprendentemente regular, excepto por un bache recesivo en 2008-2009. No es de extrañar, pues la producción de riqueza dependía intrínsecamente de la presencia de materia prima para transformar, de la mano de obra disponible para producir, de la cantidad de consumidores solventes para transformar esta producción en riqueza sonante y contante, de las masas monetarias suficientes para reinvertir en cerebros bien cualificados que reinventaran constantemente el proceso. En el mundo real, toda esta materia prima del crecimiento tiene una disponibilidad limitada, por lo que el potencial de crecimiento se inscribe en un estricto marco.

fig1Crecimiento del PIB mundial (%), 1960-2016. Fuente: Banco Mundial

No obstante, lo que anticipamos como tendencia a partir de 2020 es un triple cambio de paradigma con respecto a los límites de crecimiento:

– Por una parte, la llegada al mercado de la producción mundial de toda una serie de nuevas regiones que traen consigo recursos humanos, materia prima y cerebros innovadores. Pero nos mantenemos en la materialidad de un crecimiento mundial que solo aumenta porque se van a unir 1200 millones de africanos, 430 millones de sudamericanos, 70 millones de centroasiáticos, 640 millones de habitantes del sudeste asiático y 1200 millones de indios[2].

– Por otra parte, y es aquí donde ya se empieza a hablar de “exponenciación” y no de simple aceleración, la transición a una economía digital va a disociar literalmente crecimiento y materia (humana, energética, monetaria, etc.): inteligencia artificial, creciente desmaterialización de los productos de consumo, sistema monetario liberado de la capacidad de emisión de los únicos bancos centrales… Todo esto ya está sobre la mesa, pero aún no se ha visto nada (especialmente en Occidente) del potencial real resultante, a sabiendas de que este año se ha destinado 1 billón de dólares a la transformación digital de la sociedad[3].

– Finalmente, el crecimiento también se va a liberar del planeta Tierra, gracias a una conquista espacial sin límites y ahora abierta a todos los mercantilismos (economía del espacio)[4].

El carácter exponencial de esta fase de desarrollo permite llamar la atención sobre las oportunidades, por supuesto, pero también los peligros de una transformación tan rápida que haga necesaria la presencia de instituciones globales ... Leer