Home Editorial : Bienvenido al mejor de los mundos

GEAB 151

El boletín mensual del Laboratorio Europeo de Anticipación Política (LEAP) - 15 Ene 2021

Editorial : Bienvenido al mejor de los mundos

Como cualquier organismo vivo, nuestro mundo morirá con sufrimiento, sangre y excrementos (y la enfermedad). Como cualquier organismo vivo, nuestro mundo nacerá con sufrimiento, sangre y excrementos (y la vacunación). El bebé crecerá y cambiará muy rápidamente, aplastando en su camino la libertad y el sentido común de sus padres. Entonces tendrá una crisis de adolescencia más o menos violenta dependiendo de sus disposiciones naturales y de la educación que haya recibido. Después, las cosas se calmarán por un tiempo…

La sociedad, se ajusta al tiempo de las partes que la componen, es decir, de los seres humanos. Por lo tanto, tenemos por delante unos buenos veinte años (una generación) de dificultades y crisis de reconstrucción e intentos de estabilización. Durante este período, tendremos que encontrar maneras de mantener la cabeza fría porque cuanto peor manejemos las crisis, más volverán a atormentar los siguientes ciclos. Sin embargo, si las crisis que esperamos tienen sus raíces en el pasado, tomarán las formas características del próximo mundo: serán nuevas e inusuales, más difíciles de imaginar y detectar.

Será más esencial que nunca tratar de discernir de antemano las confrontaciones y transformaciones que se están produciendo. Mientras tanto, tenemos que añadir un enfoque más proactivo y estratégico a la simple observación del futuro para construir una visión que inevitablemente tomará la forma de un nuevo tipo de humanismo. La posibilidad de un mundo estable que navegue hacia resultados deseables para la humanidad nos sitúa firmemente a todos en el mismo barco.

Si bien la Covid está actualmente reformando las empresas, es sólo temporal. De hecho, el mensaje ensordecedor de esta pandemia es «Todos estamos conectados a todos». Ciertamente, hay que reorganizar la globalización, racionalizar la movilidad humana, simplificar los modelos económicos y energéticos para hacerlos compatibles con el futuro… Pero no hay que esperar una retirada autárquica y hermética duradera.

Inventar modelos de gobernanza adecuados

Lamentablemente, en el primer año de la era digital[1], aunque la presidencia italiana del G20 en 2021 hará todo lo posible por iniciar la dinámica[2], nada ni nadie es capaz de tomar toda la sociedad humana y ponerla en un camino común pero diferenciado de reorganización (en varietate concordia[3] ). Todo el desafío de la década (o incluso de estas dos décadas) radica en la invención del modelo político adaptado a esta misión titánica.

Las ideas y tecnologías están ahí para implementar las soluciones del futuro. Pero estas soluciones en sí mismas son múltiples, los actores de su invención/implementación son muchos y diversos (Estados, giga-compañías, grupos religiosos, grupos de presión, etc.), y será necesario encontrar los caminos hacia el modelo correcto de gobierno, el que será capaz de conseguir que todos se pongan de acuerdo en algo que no sea por la fuerza.

Comprender la nueva Europa

Si la actual crisis de civilización es esencialmente la de Occidente, la UE[4], tanto a través de sus éxitos como de sus fracasos, sigue proporcionando una experiencia in vivo de cómo pueden coexistir constructivamente diferentes entidades culturales. Tras 25 años de indigencia y errores (1989-2014)[5], está en proceso de establecer un nuevo modelo cuya eficacia, aceptabilidad y sostenibilidad se pondrá a prueba rápidamente.

Este modelo consiste en asumir el carácter tecnocrático de la superestructura europea concebida como una administración políticamente neutra al servicio de Estados democráticos soberanos: una Europa encargada por esos Estados soberanos de construir las autopistas, las redes de datos, los mecanismos financieros y otras infraestructuras en las que los Estados miembros se basarán para asegurar su respectiva prosperidad; una Europa-supermercado en el que cada Estado toma lo que necesita para cumplir sus mandatos electorales; una Europa-caja de herramientas para ayudar a los Estados a reconectarse con sus ciudadanos…

Un buen ejemplo de este modelo lo ofrece la Unión Bancaria, la Unión del Mercado de Capitales, la moneda común (digital o no) y otros eurobonos que hoy en día permiten al conjunto de la UE facilitar su comercio interno, pedir préstamos a tipos preferenciales en los mercados internacionales y, por último, prever una capacidad de financiación de proyectos a escala del continente. Otra es la unión energética de Europa[6] donde las opciones estratégicas de cada miembro se conectan a una infraestructura común, garantizando el poder de negociación y la independencia estratégica de los proveedores.

Figura 1 – Red de suministro de gas natural de Europa (gasoductos y terminales de GNL) – Fuente compilada por los Sistemas de Información Geoespacial de CRS, EverCRSReport, 26/02/2020

 

Este modelo no es obviamente un fin en sí mismo (nada en la historia lo es) pero es probablemente el más razonable en esta etapa, actuando como catalizador de toda resistencia a visiones más políticas (la democracia europea de F. Biancheri) y/o centralistas (la Europa federal), y permitiéndonos empezar a avanzar de nuevo.

Dicho esto, esta Europa apolítica podría tropezar rápidamente con los peligros ligados a la incoherencia del posicionamiento global que este modelo induce… La disputa ya ha comenzado entre Alemania que, en toda lógica con las características del modelo descrito anteriormente, está tentada de poner la defensa común en manos de un tercer país (en este caso los Estados Unidos a través de la OTAN) encargado de hacer que todo el mundo se ponga de acuerdo, y una Francia comprometida con una Europa estratégicamente independiente, siguiendo un principio eminentemente legítimo pero actualmente inaplicable dada la ausencia de un mandato democrático y/o de un acuerdo entre Estados que pueda legitimar una política exterior común (particularmente en un contexto de una guerra mundial de liderazgo entre Estados Unidos y China que no está a punto de resolverse).

Es probable que esta disputa descarrile rápidamente el nuevo modelo… a menos que proporcione el marco para soluciones creativas.

Tranquilizar a la opinión pública

Las poblaciones del mundo siguen estando ausentes de este panorama esquemático de cuestiones para la próxima década. Y, de hecho, corren el riesgo de ser dejados de lado en la fase de construcción de esta nueva era digital. Anticipamos que ellos mismos serán encriptados y digitalizados[7], no teniendo ya la capacidad de contribuir positivamente a la organización del nuevo mundo: falta de una visión política común, modelos educativos e informativos inadecuados, resistencia atávica al cambio, rechazo de la racionalidad científica, … a través de las fronteras, las poblaciones se están agrupando en grandes comunidades de certezas listas para luchar entre sí.

En el lado occidental, dos campos radicalizados por su creciente polarización ya están saliendo de esta cacofonía:

. un bando extremista «internacional-progresista[8]«, dispuesto a linchar a cualquiera que no se una a sus filas en las luchas por los derechos de las mujeres y de los homosexuales, contra el racismo (sólo los negros), por la ecología y la defensa de los animales… luchas que pretende ser la única legítima de liderar; colocadas bajo el fuego mediático más halagador, sus tesis alimentan la ira sorda de la otra parte.

. un bando «de identidad reaccionaria» igualmente radical, cuya misión es salvar la civilización occidental y volver al orden social y moral cerrando filas en torno a una identidad judeo-cristiana, listo para linchar a todos los «Otros» – un campo tanto más peligroso cuanto que ha tenido cuidado de crecer lejos de los focos de los que ha aprendido a desconfiar y que sabrá cómo controlar (volveremos largo y tendido a este movimiento emergente que nos hará extrañar la humanidad de los odiados populistas).

Entre los dos, la racionalidad del ciudadano promete ser bien y verdaderamente abusada.

Tratando de evitar lo peor

La forma de gestionar el factor humano de la inestabilidad implicará una variedad de métodos, dependiendo de los países, los gobiernos y las épocas, que van desde reinventar los sistemas educativos para reconectar a los ciudadanos con las realidades del nuevo mundo, hasta simplemente desconectar a franjas enteras de la población -siguiendo el modelo inaugurado hace cuatro años por los Estados Unidos, que tuvo como resultado la eliminación del derecho al voto -y el trato justo de los medios de comunicación- de 74 millones de votantes de Trump acusados de tener rabia (de ser racistas) [9][10]; o, hace 18 meses, por la «democrática» India, decidiendo cortar permanentemente del mundo a 10 millones de cachemiros acusados de terrorismo[11].

Las elecciones que los países harán para recrear la coherencia social dependerán, además, de su influencia posterior en el mundo: los que elijan los caminos fáciles del totalitarismo brutal se encontrarán en un segundo plano en comparación con los que lograrán mantener el rumbo de la racionalidad y el humanismo en el caos general de este amanecer tan gris, imponiendo naturalmente su modelo.

Pero la complejidad de los retos a los que se enfrenta la humanidad y el poder de las herramientas para controlar el pensamiento prometen sobre todo el comienzo de una era similar a las distopías imaginadas por los escritores de ciencia ficción del siglo XX, un verdadero «mejor de los mundos». Ya no es ni siquiera original decirlo.

Busca a la Comunidad de GEAB en Linkedin para debatir sobre este tema.

___________________________

GEAB ¡Café de enero!

Este panorama esquemático de la próxima década proporciona el marco para nuestro habitual Panorama de Enero del Año de Tendencias para Europa y el Mundo en Sociedad, Geopolítica, Economía y Finanzas… tendencias que le invitamos a venir y discutir en nuestro próximo GEAB Café (en inglés esta vez) el martes 19 de enero de 18:00 a 19:15.

Registros en Geta Grama-Moldova: info@leap2040.eu (sólo para suscriptores)

_____________________________

[1]      La tecnología digital no es un invento reciente, pero hasta 2020, Internet siguió siendo una herramienta al servicio del mundo material. Ahora bien, es casi lo contrario… en cualquier caso, el mundo material es sólo el marco de una sociedad totalmente digitalizada (sociedad humana, producción, negocios, intercambios, medios de pago, trabajo, entretenimiento, guerra…).

[2]      Fuente:  EUObserver, 11/01/2021

[3]      Moneda Europea

[4]      … y todos los modelos de integración regional: la ASEAN, la Unión Africana y la Unión Europea son actualmente los modelos de comunidad de estados más interesantes de observar.

[5]      Desde la caída del Muro hasta su reconstrucción con la crisis ucraniana.

[6]      Uno piensa en la reciente conexión del gas azerí a la red energética europea. Fuente: S&PGlobal, 04/01/2021

[7]      En el último número, hablamos del mundo de abajo del que saldría el mundo después (agentes secretos, terroristas, mafias). Fuente: GEAB, 15/12/2020. Este mes, anticipamos que, en un movimiento inverso, el ciudadano tomará un «maquis digital» en respuesta al amordazamiento de lo que queda de las democracias. Volveremos a esta noción en el Panorama 2021.

[8]      Este campamento presenta en particular la paradoja de ser «progresista» mientras se aboga por una especie de suicidio civilizacional: detener el consumo, los niños, la carne, el género, …

[9]      Fuente: IPSNews, 25/11/2020

[10]     Entre las declaraciones de Merkel, Macron y otros, parece que Europa empieza a conmoverse por la censura de las cuentas de Twitter de los presidentes elegidos por las democracias «infalibles» (en palabras de los demócratas) por las empresas privadas. Fuente: AlJazeera, 11/01/2020

[11]     Fuente: GeoTV, 08/01/2021

Comentarios

Suscríbase para dejar un comentario.
Contenidos

Después del año de "reflexión" que la gran ruptura de la Covid proporcionó a la humanidad en 2020, el Año 1 del mundo de después, o la "Era Digital",  nos [...]

El año 2021 está cargado de acontecimientos que no pudieron celebrarse en 2020 debido a la pandemia.  Algunas de estas fechas son todavía inciertas, y el calendario 2021 que presentamos [...]

Las declaraciones postelectorales de la Ministra de Defensa alemana Annegret Kramp-Karrenbauer ("la idea de la autonomía estratégica de Europa va demasiado lejos si alimenta la ilusión de que la seguridad, [...]

Como ya lo hemos presentado en diferentes ediciones del GEAB, la agricultura tal como la conocemos, está experimentando cambios notables. Si bien a menudo vemos la agricultura como una actividad [...]

Uno de los principales puntos de inestabilidad en el sistema reformado que está surgiendo ahora es el abandono de la administración y la gestión que está tocando fondo este año [...]

Artículos relacionados
GEAB
15 Oct 2021

No habrá guerra China-AUKUS

#China #geopolítica #GlobalBritain

La formación de la alianza militar entre Australia, el Reino Unido y Estados Unidos (AUKUS) ilustra nada menos que un recalentamiento de la Guerra Fría entre China y Occidente. En [...]

GEAB
15 Oct 2021

2022 – Llega la Nueva Europa

#defensa #Europa #Francia

Seis años después del anuncio de la salida británica, cinco años después del "shock" transatlántico de la elección de Trump, unos meses después de la retirada de Afganistán, nuestro equipo [...]

GEAB
15 Sep 2021

Los retos de transformación de la era post-Merkel

#Alemania #Europa #política

Dentro de unos días, tras 16 largos años de gobierno, la figura "regia" de Angela Merkel dejará de dominar Alemania. La canciller habrá conducido a su país a través de [...]