Home Les bulletins GEAB GEAB 142

GEAB 142

El boletín mensual del Laboratorio Europeo de Anticipación Política (LEAP) - 15 Feb 2020
El extracto publico

Con este neologismo «futuritis», queremos señalar una enfermedad del futuro cuyo proceso de desarrollo comienza con una deficiencia, seguida de una explosión y que termina con un gigantesco brote de fiebre.

Ausencia de futuro en la década de los 2000: Internet ya estaba allí, así como los niveles supranacionales de gobierno para terminar de reflexionar (la UE en particular). Sin embargo, estaba claro que Occidente no tenía visión, ni proyecto, ni futuro: ceguera ante la necesidad de cambio, rechazo de los sistemas dirigentes a cuestionarse a sí mismos, élites aferradas a sus privilegios para quienes las realidades cambiantes del mundo eran, en el mejor de los casos, una fuente de contradicción.[1]

Explosión de futuros en la década de los 2010: pero las cosas han cambiado mucho desde entonces y hemos sido testigos de una explosión, igualmente patológica en los últimos diez años, de ofertas de futuros, con todo el mundo haciendo sus predicciones, innovaciones, proyectos y visiones del futuro…, imaginando el futuro como virgen y abierto a su propia voluntad.  En un mundo físicamente complejo, el futuro aparecía como la única “terra incognita” abierta a los aventureros que seguían precipitándose en ella con el mayor desorden. Lamentablemente, el futuro es tan amplio como el presente y, sin un mapa fiable de sus duras realidades, se produce una gran acumulación de resultados futuros, perfectamente expresados por todas las tensiones políticas y geopolíticas que de hecho atraviesan el planeta.

La fiebre se agudiza a partir de los 2020: entramos ahora en la tercera fase de esta patología social: el brote de fiebre que consiste en una vasta «simplificación purificadora» del futuro, que en nuestra opinión asume todos los acentos del totalitarismo.

De la histeria futurista a la visualización del apocalipsis…

Hace unos años, anticipamos que el mundo pasaría de una situación de horizontes bloqueados a una explosión de futuros. La realidad supera a la imaginación.

Las redes sociales profesionales son los escaparates de esta competición de futuros tecno-empresariales aderezados con los valores morales del «siglo XXI»: imágenes gélidas de un mundo de profesionales de la ciencia-ficción, pensando correctamente[2] y “hablando en blanco” (en inglés[3]) preocupados por la idea de «perderse» la innovación que les hará ricos, donde todo el mundo se hace pasar por experto.

Los medios de comunicación, cuyo trabajo es hablar de lo que ha sucedido, también están cada vez más orientados hacia lo que va a suceder[4], presentando con el mismo aplomo la información sobre el pasado y la anticipación del futuro, sin ofrecer a sus lectores la oportunidad de encontrar su camino dentro de su gran «macedonia» intelectual y temporal[5].

Las escuelas donde se forma la sociedad del mañana transmiten a sus alumnos la idea de que el futuro será lo que ellos hagan de él, sin ofrecerles un método para racionalizar el futuro.[6]

Los actores económicos y políticos tienen hoy en día que «anticiparse a las anticipaciones» de sus competidores/enemigos, lo que conduce a nuevas formas de parálisis resultantes de la contemplación de una realidad futura demasiado compleja para permitir acciones.[7]

¿Podría ser esta feria del futuro la última expresión de la libertad que ha estado soplando como un viento sobre el mundo durante poco más de medio siglo, una libertad ahora atrincherada en este mañana fantaseado?: «el futuro es lo que haremos de él«… ciertamente, pero ¿cuántos «yoes» divergentes componen este «nosotros»? ¿Y cómo será el producto de todos estos inconsistentes «yoes«?

En cualquier caso, este exceso incontrolado de futuro presenta un espectáculo cada vez más aterrador para una parte creciente de la población que se refugia en todas las formas de «retirada» que conocemos: nacionalismo, religiosidad, proteccionismo, ecología… y otros rechazos de una modernidad que se considera impulsada por aprendices. En 20 años, nuestras sociedades han pasado de «el futuro no es un tema de debate» a una dramática puesta en escena de futuros tecno-ambientales que inspiran sentimientos de terror en grandes sectores de la población… un «terrorismo del futuro».

La «solastalgia» es una patología social identificada desde 2005, [8] consistente en el sufrimiento mental ante la idea de la desaparición del mundo familiar cuya carrera exponencial de «progreso» enloqueció gradualmente excluyendo a toda la humanidad, creando la sensación nostálgica de que «todos nos convertimos irremediablemente en extraños en nuestros propios países»[9].

Esta enfermedad afecta particularmente a las personas que son muy sensibles a la perspectiva de futuros cambios climáticos y ambientales. Incluso se le conoce como síndrome «pretraumático» (en referencia a «postraumático”) … la enfermedad del futuro por excelencia. Esto nos lleva a la otra cara conocida de esta futuritis, a saber, la proyección morbosa hacia un futuro apocalíptico, dando lugar a formas extremas de ecología como la Extinction Rebellion…

Por supuesto estas dos caras pertenecen a la misma moneda.

Imagen 1 – Símbolo del movimiento de Extinction Rebellion

Futurismo y Fascismo

La «futuritis» que la rodea es la consecuencia inevitable de la gigantesca revolución social provocada por la invención de Internet; una revolución[10] cuyo efecto destructivo (o «perturbador», por decirlo en términos modernos) se asemeja al de una guerra que nos obliga a reconstruir todo sobre nuevas bases. Este trabajo colectivo de reconstrucción de una sociedad funcional requiere que hagamos planes, que pensemos en el mañana. Y esto es en lo que todos están trabajando. Pero la insuficiencia de las estructuras de poder del período anterior ha impedido hasta ahora cualquier trabajo coordinado y por lo tanto cualquier resultado satisfactorio, dando lugar a sentimientos de ineficacia, impotencia y rabia.

Un mundo que debe reconstruirse urgentemente, élites impotentes, ¿qué caminos tomarán los pueblos enfadados para salir de la trampa a la que les empuja la complejidad de la transición sistémica? La magnitud de la tarea nos obliga a temer lo peor…

La situación histórica en la que se encuentra la humanidad no tiene precedentes en cuanto a su dimensión, pero sin embargo recuerda irresistiblemente a aquella otra época turbulenta que presidió el advenimiento de las grandes experiencias totalitarias del siglo XX -comunismo, fascismo, nazismo…-, que también tuvieron sus raíces en una relación modificada con el tiempo y el progreso, particularmente como lo revela el «futurismo», el movimiento artístico nacido en Italia -precisamente cien años antes de esta «futuritis» que hoy nos ocupa.

Seamos claros en un punto: el futurismo italiano no es fascista; pero ha proporcionado un terreno intelectual fértil para el proyecto «moderno-reaccionario» de Mussolini[11].

Nacido en 1909 en torno a Marinetti, un poeta, este movimiento rompió con la tradición estética clásica para ensalzar las representaciones de la modernidad que eran la ciudad, las máquinas y la velocidad. El culto a la innovación transhumanista es la versión contemporánea de esta idea. Desde el principio, Marinetti integró una dimensión política en su pensamiento artístico, que implicaba la reflexión sobre los nuevos valores sociales… El «Gutmensch”[12] incrustado en las descripciones de los futuros tecnológicos en los medios sociales y principales es un eco moderno de las ideas de Marinetti.

Desde el principio Marinetti integró una dimensión política en su pensamiento artístico, que implicaba la reflexión sobre nuevos valores sociales… El «pensamiento correcto» incrustado en las descripciones de los futuros tecnológicos en los medios sociales y principales es un eco moderno de las ideas de Marinetti.

La historia no se repite… ¡pero su mecánica sí! Y hay otros paralelismos…

La juventud y la ecología

Comentarios

Suscríbase para dejar un comentario.
Contenidos

Petróleo/Libia: ¿Guerra o colapso del esquisto estadounidense? En Libia, el general Haftar, apoyado en particular por los americanos, no se rinde. La razón es simple: actúa con el fin de [...]

Durante los últimos diez años se nos ha dicho que, si bien la economía mundial se vio afectada durante la crisis financiera mundial de 2008/9, ahora se está recuperando bien. [...]

Oro: ¿preparado para brillar aún más? El 2019 fue un gran año para los Metales Preciosos (MPs). Después de dos años de descenso de los precios tras el pico de [...]

Artículos relacionados
Geta Grama-Moldovan
15 Sep 2020

Inversiones, tendencias y recomendaciones (sept 2020)

#acero #agricultura #brexit #criptomonedas #Energía #inversiones #materiasprimas

La revolución del mercado de productos básicos en el horizonte El aumento de los conflictos comerciales y la globalización de los mercados de productos básicos darán lugar a una reescritura [...]

Geta Grama-Moldovan
14 Jul 2020

Recomendaciones prácticas de inversión

#cripto #inversión #Monedas #oro #petroleo

Monedas físicas: recorrido especulativo Las monedas perderán valor, pero no todas. Hay grandes oportunidades para los más experimentados y ágiles en este volátil ambiente de negocios. En general, anticipamos que [...]

Geta Grama-Moldovan
14 Jul 2020

Recomendaciones especiales e-Sistema Monetario Internacional 2025

#bitcoin #criptos #finanzas #inversión #oro #petroleo

A riesgo de repetirnos, pero para luchar contra la ceguera absoluta del sistema mediático ante la revolución digital -aunque programada- de todos los fundamentos de la economía y de las [...]