Monedas, ejércitos, petróleo: el enorme reposicionamiento de los grandes agentes mundiales

pic geab125

Tras el derribo de los muros levantados en el orden mundial precedente[1] (dos Coreas, Arabia Saudita, supremacía militar y monetaria estadounidense, yugos supranacionales…) y en sintonía con nuestras anticipaciones, todas las energías hasta ahora contenidas se propagan ahora a lo largo de los caminos hace ya mucho tiempo trazados. La transición plantea grandes retos. Pero los grandes agentes mundiales parecen estar ya en condiciones de gestionar esta gigantesca reconfiguración, en lugar de sufrirla. Ahora está más claro quiénes son y qué estrategias van a adoptar y es lo que vamos a tratar de explicar en este número… Para leer más: GEAB 125

China se revela ya como potencia económica (primer importador de petróleo), militar (aviones caza furtivos J-20[2], misiles aire-aire[3]…) y monetaria (los famosos petróleo/yuan/oro[4]) e impone su presencia en todo el mundo, especialmente en el mar de la China Meridional[5], instaurando su sistema de seguridad regional, mientras Occidente centra la mirada (con razón) en Oriente Próximo. ¡Cada uno con lo suyo!

Europa, por su parte, trata de desvincularse de EE. UU. Los dirigentes europeos están quemando todos los cartuchos para sacar su viejo proyecto de defensa europea del cajón. La salida de EE. UU. del acuerdo nuclear iraní permite afirmar que EE. UU. ya no es un socio estratégico lo suficientemente fiable como para dejar el destino de Europa en sus manos[6].

En materia de comercio, probablemente las amenazas que ha emitido Trump sobre la imposición de aranceles de aduana sobre el acero y el aluminio europeos contribuyen asimismo a la dinámica de desvinculación entre EE. UU. y la UE, pero también a la causa de una retaguardia transatlantista que clama la necesidad de firmar cualquier acuerdo de libre comercio con EE. UU. con tal de escapar a estos aranceles. No olvidemos que, justo después de su anuncio sobre los derechos de aduana sobre el acero y el aluminio, la Casa Blanca declaró que “pueden haberse cerrado acuerdos de exención permanente con Argentina, Australia y Brasil”, mientras que para Europa, Canadá[7] y Méjico, se ofreció una prolongación de las exenciones de solo 30 días. Que a Trump no le interesara el TTIP no quiere decir que no le interese un acuerdo de libre comercio con Europa… pero le interesa con SUS condiciones. Europa ya es libre de aceptar o no… Para leer más: GEAB 125

La Unión Africana se consolida considerablemente, llegando a tomar decisiones importantes como la unificación del transporte aéreo, la liberalización de la aviación civil, la retención de un impuesto del 0,2 % sobre las importaciones y la creación de un espacio de libre comercio. Por otra parte, está cooperando estrechamente con China en el marco de la transferencia industrial de esta última hacia la UA (con cuestiones, como la protección del medioambiente, que son objeto de negociación[8]). China que, por razones sin duda de eficacia, es proclive a negociar de igual a igual con la UA, en lugar de negociar del más fuerte al más débil, está contribuyendo con ello a la consolidación de la Unión.

UU. vuelve a casa. Con la llegada del petroyuan, el territorio del dólar se está reduciendo considerablemente, planteando grandes retos relacionados con la transferencia de masas monetarias que abordamos en este número. La OTAN está volviendo a centrarse en el Atlántico[9] y Trump está impaciente por recuperar sus tropas de Siria[10] y Corea del Sur[11]. En cuanto a las multinacionales estadounidenses, se ha concebido toda una panoplia de incentivos fiscales para que vuelvan a territorio estadounidense[12]. Y etc…Para leer más: GEAB 125

En este gran reposicionamiento, el acento sobre las dinámicas globales se mantiene. Se replantean la energía, la moneda y las infraestructuras de conectividad para redimensionar los instrumentos de la economía mundial al tamaño adecuado e inervar el mundo multipolar.

Esta inmensa reorganización, no obstante, no está exenta de provocar inquietantes chirridos aquí y allá. Los riesgos de conflicto distan mucho de ser anodinos. Pero a pesar de todo, mantenemos una actitud optimista basándonos en que el elevado nivel de conexión e interdependencia del mundo en estos primeros años del siglo XXI permite esperar una “interconexión” de esta multipolaridad, antes que una carrera hacia el liderazgo. ¡Los “nuevos autócratas”[13] que gestionan la transición están tan interesados como nosotros!

En materia financiera, la situación es preocupante. El pasado abril, los discursos alarmistas del FMI anunciaban una gigantesca crisis de aquí a 2020 asociada al nivel de deuda mundial que diez años de “gestión de la crisis” no han podido contener, sino todo lo contrario: duplicación de la deuda estadounidense en valor absoluto (de 10 a 20 billones de dólares), aumento de la deuda de 8 a 12 billones de euros en la UE y la contribución por parte de China del 40 % del aumento de la deuda mundial en 10 años… En este contexto, los financieros se muestran preocupados por la tendencia al repliegue proteccionista que parece materializarse en los anuncios por parte de EE. UU. de la imposición de derechos de aduana sobre el acero y el aluminio. ¿Pero nos encontramos realmente al borde de un nuevo crac financiero? …Para leer más: GEAB 125

——————————-

[1]     Dos Coreas, Arabia Saudita, supremacía militar y monetaria de EE. UU., yugos supranacionales…
[2]     Fuente: South China Morning Post, 10/05/2018
[3]     Fuente: South China Morning Post, 08/05/2018
[4]     Cuya llegada ya anunció el GEAB en septiembre de 2017, anticipando el carácter irrefrenable de estos contratos de futuros, incluso en Arabia Saudita. Fuente: GEAB N°117, 15/09/2017
[5]     La resolución en curso del último bastión de la guerra fría, Corea, tiende la mano a China sobre esta parte del mundo. Así, el Imperio del Medio avanza a toda velocidad sobre el mar de la China Meridional sin que nadie preste la menor atención a los eventuales reproches de Vietnam y otros países vecinos. Los despliegues militares chinos en el mar de la China Meridional constituyen los elementos de una pax sínica en la región que viene a ocupar el lugar de la pax americana. Fuente: JapanTimes, 11/05/2018
[6]     Fuente: StraitsTimes, 11/05/2018
[7]     En cambio, no está claro que Canadá disponga de un margen de maniobra suficiente como para permitirse no aceptar un acuerdo con EE. UU.
[8]     Fuente: AllAfrica, 29/04/2018
[9]     Fuente: The Guardian, 05/05/2018
[10]    Sin el caso del gaseado en Guta las tropas estadounidenses ya estarían volviendo. Fuente: Washington Post, 04/04/2018
[11]    Fuente: New York Times, 03/05/2018
[12]    Fuente: UNCTAD, 05/02/2018
[13]    Actualmente todos los grandes agentes geopolíticos poseen dirigentes fuertes con tendencias autocráticas que están logrando modificar significativamente los programas de sus aparatos de Estado. A saber, Rusia, Turquía, EE. UU., Arabia Saudita, Francia, Inglaterra, China y la India.