Home Crisis del futuro 2022-2025: ¿se ha equivocado occidente de futuro?

GEAB 160

El boletín mensual del Laboratorio Europeo de Anticipación Política (LEAP) - 15 Dic 2021

Crisis del futuro 2022-2025: ¿se ha equivocado occidente de futuro?

La sombra de la Web3 se vislumbra en el horizonte[1]. Ya se presenta como una nueva revolución, 25 años después de la llegada de Internet, de la que nuestras sociedades apenas empiezan a recuperarse. Una nueva etapa de descentralización y desintermediación, una reafirmación de las libertades del internauta robadas por la Web 2.0 y sus grandes depredadores[2], revolución del sistema monetario, democratización inherente al nuevo modelo… Hay suficiente para asustar a los poderes fácticos (bancos, multinacionales, grandes tecnológicas), que empezaban a recuperar el control de la red con grandes esfuerzos para regular y controlar la circulación de ideas. Y ahora una nueva ola de transformación promete barrer los nuevos y hermosos muros que se habían construido, transformando la web ciudadana 1.0 en la web mercantil 2.0 y canalizando los ingresos hacia unas cuantas nuevas grandes empresas tecnológicas.

Ante esta nueva etapa de transformación (y en la línea de la tendencia de vuelta a lo básico que identificamos en octubre de 2020[3]), anticipamos que en 2022 a Occidente le embargarán enormes dudas sobre la relevancia de parte de los proyectos y empresas de transición/innovación. Esta gran crisis surgirá del cuestionamiento de todos los actores, incluidos (o incluso en particular) las campeonas de la transición, es decir, las Big Tech, que creemos que se preparan para unirse a la facción antiprogreso…

Crónica de una crisis anunciada: la subida de los tipos de interés oficiales

El desencadenante de este gran cuestionamiento es bien conocido. Se trata de la subida de los tipos clave de los bancos centrales americanos y europeos. Se está haciendo todo lo posible para que se posponga al máximo y seguir apoyando a las empresas y al poder adquisitivo durante el mayor tiempo posible. Pero las enormes cantidades de liquidez creadas por el fuego cruzado de todas las armas monetarias y fiscales a disposición de los bancos centrales y los gobiernos (baja fiscalidad, aumento del gasto público, endeudamiento, monetización de las deudas, tipos de interés a la baja) conducen a una devaluación monetaria que contribuye a la tendencia inflacionista que conocemos. El problema es que cuanto más empeora la inflación, más caro resulta el funcionamiento de la economía en términos de bienestar social y costes de producción, lo que reduce el impacto del esfuerzo realizado.

Con una inflación del 6,7% en Estados Unidos en noviembre, la población no aguantará mucho más[4] a pesar del plan social y medioambiental de 1,7 billones de dólares de Biden[5] cuya eficacia se verá diluida por el océano de la deuda, la inflación y la evaporación derivada de las dificultades para controlar la asignación de fondos (¿dónde acabará realmente el dinero?). Así que la Fed ya ha empezado a endurecer la política[6] y sigue trabajando con este fin[7]. En cuanto a las tarifas, se prevén dos aumentos en 2022[8]. Para el BCE, la menor inflación y una visión más optimista de su carácter transitorio le ayudan a proyectar una primera subida de tipos sólo en 2023[9]. Pero el euro ya está perdiendo valor frente al dólar[10] y es probable que este desfase (actualmente bienvenido para impulsar las exportaciones europeas) se convierta en un problema si las subidas de tipos en EE. UU. deprecian demasiado la moneda europea frente al dólar, obligando al BCE a seguir a la Fed antes de lo previsto.

Por lo tanto, anticipamos que, a más tardar a mediados de 2022 (pero no antes de finales de abril, fecha de las elecciones francesas), una subida de tipos hará estallar la burbuja de los mercados financieros occidentales, liderada en gran medida por los valores tecnológicos, cerrando el capítulo bursátil de la última década y obligando a replantear todas las estrategias de transición digital en particular… incluso el Bank of America lo dice hoy[11].

En ese momento, Occidente tendrá que hacer un balance de la carrera desenfrenada que ha realizado para mantenerse en la primera posición de la escena mundial, y constatar que cada vez se queda más atrás del progreso tecnológico liderado por Asia (y no sólo por China)[12] a pesar de (o incluso a causa de) la deuda estratosférica a la que le ha arrastrado esta carrera.

6G: La capitulación del 5G no puede conducir a una victoria sobre el 6G

Con el 5G Occidente fue superada por China en 2018. Incluso si Estados Unidos parece ir a contracorriente movilizando a una facción «occidental» (el Open RAN del que ya hemos hablado) y sancionando a la competencia (Huawei), se trata en realidad de lo que llamamos una «capitulación» porque, de este modo, la «competencia leal» ha terminado. Con el lanzamiento de la carrera del 6G, Estados Unidos intenta otra técnica para recuperar su posición de liderazgo[13]: Mientras que el 5G está lejos de extenderse (el 70% de los abonados al 5G están en China[14] y aunque la cobertura mejora rápidamente en Europa y Estados Unidos, numerosos problemas mantienen a raya las perspectivas de la expansión[15]) y nadie sabe aún para qué podría utilizarse el 6G[16], ya está en marcha la carrera por imponer sus tecnologías y buques insignia en las futuras negociaciones internacionales sobre normas, con un coste de miles de millones de dólares[17]. Está claro que el objetivo ya no es dotar a la sociedad de las herramientas que necesita para funcionar mejor, sino vencer a los rivales sistémicos; peor aún, la energía y el dinero dedicados al 6G suponen inevitablemente una pérdida de ganancias para el despliegue del 5G, que sin embargo es esencial para la transición digital y la competitividad de las empresas occidentales. Como recuerda el Khmer Times (vietnamita), «el 6G no debe ser (sin embargo) un campo de batalla geopolítico«[18].

Comentarios

Suscríbase para dejar un comentario.
Contenidos

Elon Musk acaba de ser nombrado Man of the Year. Sin embargo, el imperio SpaceX se enfrenta a una nueva amenaza: la disrupción tecnológica. Sus promesas se han convertido en [...]

Como habrán notado, los últimos populistas del planeta tienen problemas. Parece que han dejado de estar de moda... Las nuevas generaciones impulsadas a la vanguardia de las sociedades post covid [...]

En Alemania, tres partidos acaban de crear un nuevo gobierno en un tiempo récord mediante la firma de un tratado de coalición y la elección de Scholz por el Bundestag. [...]

Como ya dijimos el año pasado, la crisis sanitaria ha acelerado todos los proyectos de transformación sistémica, arrinconados y paralizados por la rutina de empresas y gobiernos. Dado que el [...]

Economía: Huir hacia lo virtual //  Los precios suben mientras el crecimiento no existe y los precios de las materias primas ya ni siquiera contribuyen a la inflación; la calidad [...]

Artículos relacionados
GEAB
15 Ene 2022

Inversiones, tendencias y recomendaciones (ene)

#economia #finanzas #inversiones

Inversiones - La voz de la razón A la vista de nuestro catálogo de tendencias y de todos los puntos de incertidumbre que hemos identificado, les instamos a desconfiar de [...]

GEAB
15 Ene 2022

Cambio sistémico: De Made in China a Powered by China

#China #economia

La economía china se debilitó aún más en agosto de 2021 después de que un nuevo brote de Covid-19 frenara el gasto de los consumidores. Para relanzar la economía tras [...]

GEAB
15 Ene 2022

Panorama 2022: tendencias y anticipaciones

#economia #finanzas #geopolítica #política #sociedad

Grupo de tendencias principales El año 2022 se perfila complicado... Tras el gran parón de 2020, 2021 intentó hacer ver que las cosas volvían a la normalidad. En cambio, como [...]