Home Editorial – ¿Y si desapareciera el dinero?

GEAB 185

El boletín mensual del Laboratorio Europeo de Anticipación Política (LEAP) - 15 May 2024

Editorial – ¿Y si desapareciera el dinero?

Es un pensamiento que al menos se le ha pasado por la cabeza, o incluso que ha mencionado en voz alta, ya que cada vez lo utiliza menos, al contrario que la tarjeta de crédito o el teléfono a la hora de pagar. Pero, ¿se lo ha planteado realmente? Nuestro equipo ha decidido hacerlo, así que le planteamos una sencilla pregunta: ¿qué pasaría si el dinero desapareciera… para siempre? Ni que decir tiene que nos referimos al dinero en efectivo. Nuestra sociedad está muy lejos de prescindir del dinero como concepto, como valor de cambio, como valor refugio, como depósito de valor.

Tenemos que darnos cuenta de lo que significaría una obsolescencia total de los billetes y monedas. Para cualquiera que viva en una economía estable con una moneda fiable, el nivel de confianza alcanzado en el uso del dinero es absolutamente claro. Un trozo de papel empapado en tinta puede sellar un contrato, un acuerdo entre dos personas que nunca se han conocido y que probablemente no se verán en la vida. Simplemente porque ambos, como el resto, han decidido colectivamente asignarle un valor, en principio puramente arbitrario. Y este papel moneda puede ser a la vez un símbolo cultural, un sentimiento de pertenencia, una ausencia casi total de intermediarios (con la excepción del banco central invisible y del banco minorista que desaparece una vez que te ha dado el billete), y de este modo el billete brinda a los protagonistas del intercambio una igualdad de condiciones, independientemente de la procedencia del billete (para bien o para mal), de quién lo tenía antes que tú, o de quién lo tendrá después.

Paradójicamente, el uso de dinero desmaterializado, o incluso digital, vuelve a poner a los intermediarios en el centro: la tarjeta de crédito muestra el banco que ha utilizado, así como el color que se le ha asignado (azul, dorado, negro) y lo que esto implica sobre su afiliación social y económica. Lo mismo ocurre con su teléfono: podemos ver si prefiere Android o Apple. Y ahí, el sentimiento de pertenencia ya no es nacional, sino mundial. Lo mismo ocurrirá con las monedas digitales de los bancos centrales (MDBC), que aprovecharán la oportunidad para reafirmar su centralidad en el sistema monetario, pero el sentimiento de pertenencia será más a una zona monetaria que a una nación.

Efectivamente, creemos que se dan las condiciones para que gobiernos y bancos centrales den el paso en los próximos años y adopten, por no decir impongan, las MDBC, apoyándose cómodamente en el sector privado, bancario por supuesto, pero ahora también Big Tech, imprescindible en todas partes: mantener un duopolio público-privado, encargado de la creación y de la política monetaria desde hace muchas décadas; sobre todo, aprovecharlo para extender el control sobre la economía, e incluso sobre las poblaciones, y posiblemente extenderlo más allá de sus fronteras ahora que los símbolos nacionales están desapareciendo, pero sobre todo las fronteras gracias a la información que circula libremente. Esta es la anticipación que formulamos en nuestro artículo El futuro de los sistemas de pago y la desaparición del dinero en efectivo: cuando las políticas monetarias ya no basten.

¿Fue Estados Unidos el pionero en esta tendencia, con su feroz determinación de imponer su moneda más allá de sus fronteras? ¿O fue China la primera en lanzar su MDBC? También nos hemos tomado el tiempo de centrarnos en el euro que, por pertenecer a una zona monetaria, no realmente a una nación, y tampoco a un continente, y por su incapacidad de elegir símbolos que puedan satisfacer a todos, se ha visto obligado a inventar algo nuevo; alberga en sí mismo muchos signos de esta tendencia actual y de lo que significa en términos de abandono de la politización y federación de los ciudadanos a través de una moneda. Puede leer más al respecto en nuestro artículo Eurolandia 2025-2030: de la realidad en nuestros bolsillos a la virtualidad, lo que quedará de la Unión (Europea).

Entre los acontecimientos sobre los que se ha escrito con antelación figuran las próximas elecciones generales en el Reino Unido. Y aunque nunca participaron en el euro y ya no están totalmente implicados en la UE, los británicos nunca se quedan atrás cuando se trata de reinventar su relación con el resto del mundo, empezando por sus vecinos europeos. Y como nuestra época no es inmune a la paradoja, Keir Starmer, el próximo primer ministro laborista, renovará a través de una Europa de naciones los lazos para una Euro-Britannia 2025: Una historia de amor…

Y hay otra paradoja que nunca debemos perder de vista: a medida que desmaterializamos nuestra vida cotidiana con ayuda de lo digital, necesitamos cada vez más materias primas metálicas y minerales. China está tan adelantada en este sector que le dedicamos un breve enfoque en nuestro tradicional Inversiones, Tendencias y Recomendaciones.

Nunca nos deshacemos del todo de lo material, así que pronto podrá enmarcar sus billetes, o pasarlos por la trituradora, según su estado de ánimo, o incluso hacer ambas cosas si se inspira en Banksy. Pero, sobre todo, prepárese ahora para la próxima etapa de la digitalización, que traerá su cuota de transformaciones, consolidaciones y, sobre todo, paradojas.

Suscripción

Comentarios

Suscríbase para dejar un comentario.
Contenidos

Entre los back to basics que hemos anticipado en varias ocasiones, ¿qué podría ser más eficaz que el dinero? Cuando las dificultades y los riesgos se acumulan, es necesario volver [...]

El euro en el bolsillo: sentimiento de pertenencia a Europa La relación que mantenemos con el dinero está cargada de afectividad y emoción. No sólo tiene un valor económico, financiero [...]

O más bien "operación amor a primera vista". A nuestros lectores, más previsores que el común de los mortales, sin duda no se les habrá escapado que el Reino Unido [...]

MDBC, materiales críticos, industrias digitales, energías verdes, coches eléctricos... China va unos pasos por delante La transición a las MDBD añade otra capa de digitalización, y pondrá aún más presión [...]

Artículos relacionados
GEAB
15 Jun 2024

Inversiones, tendencias y recomendaciones (jun)

#BCE #inversión #oro #petroleo

El oro en acciones Siempre escribimos sobre el oro como recurso metálico en el que invertir. Pero los valores auríferos también incluyen acciones de grupos mineros, cuyos márgenes, que distan [...]

GEAB
15 Jun 2024

2030: Activos estratégicos europeos devorados por la inversión saudí

#arabiasaudi #geopolítica #inversión #mundo

La inversión en Europa se está convirtiendo en uno de los pilares de la estrategia de Arabia Saudí para desprenderse del petróleo. Detrás de proyectos mediáticos como el Line, se [...]

GEAB
15 Jun 2024

2025-2029: el dólar gana terreno frente a un euro que se debilita

#dolar #economia #euro #finanzas #mundo #UE

Las perspectivas económicas de los países occidentales parecen sombrías, a juzgar por varios indicadores. Tras la decisión de recortar ligeramente los tipos de interés, y con los dos principales países [...]