Desmonetización: la India inaugura el baile de las QE fiscales a lo grande

pic110

Desde el 8 de noviembre de 2016, la India se encuentra experimentando una revolución monetaria de una magnitud sin precedentes, por el volumen de población afectada y por la profundidad de la transformación. Desmonetizando los billetes más grandes de 500 y 1000 rupias, el Gobierno indio trata de reintegrar la gigantesca economía paralela o negra (o simplemente arcaica) del país en la economía oficial. En una nación en la que el 90% de las transacciones se efectúan en líquido, una grandísima parte de la actividad escapa al conocimiento del Gobierno central, y subsecuentemente a las estadísticas, a los impuestos y a la financiación de infraestructuras.

fig-1Proporción de las transacciones en líquido por países (azul: en volumen; rojo: en valor). Fuente: Bloomberg

Las señales de advertencia

El hecho de que el Gobierno central trate de obligar a su población a declarar su patrimonio no es nada nuevo. Por ejemplo, entre 1951 y 1997 se iniciaron no menos de diez proyectos de amnistía, lo que incitó a los ciudadanos a declarar sus ingresos no oficiales, a cambio simplemente de pagar la sobrecarga[1].

Cuando Narendra Modi llegó al poder el 26 de mayo de 2014, su programa hablaba de una modernización del país según los principios neoliberales de privatización y liberalización. Sin embargo, desde entonces el tono ha cambiado bastante por todo el mundo. En la India, como en todo el mundo, se trata más de inversión en infraestructura, keynesianismo e impuestos, que de flexibilización monetaria y endeudamiento. Es por ello que, en noviembre de 2015, Modi comenzó a idear una nueva forma de modernización, basada en una muy ambiciosa reforma fiscal (JAM[2]).

El día 1 del pasado junio, inició su propio proyecto de amnistía o, más bien, su proyecto de declaración de los ingresos, para una duración de tres meses, pidiendo a los indios que aprovecharan ese periodo para declarar su capital no oficial, eximiéndolos de toda responsabilidad, mediante el pago de un impuesto del 45%, en lugar del 30% habitual.[3]

Los detalles de la operación de desmonetización

La operación de desmonetización de los billetes de 500 y 1000 rupias, activa del 8 de noviembre (es decir, en plenas elecciones estadounidenses), al 30 de diciembre (un periodo de 50 días) no se había anunciado y ha supuesto un gran impacto, teniendo en cuenta que estos billetes representan el 86% del dinero que circula en la India, lo que equivale a Rs 14 lakh crore (14 billones de rupias[4]).

Del 8 al 24 de noviembre, se determinó que todo aquel que cambiara o depositara cantidades de más de 250.000 rupias (RS 2,5 lakh) sin poder justificarlas, pagaría el doble del impuesto normal (30%) sobre esta suma, así como una multa del 200%. Durante este primer periodo de la iniciativa, simplemente se quemaron billetes en masa. Pero el 29 de noviembre, la Cámara de Representantes (Lok Sabha), juzgando que esta cláusula no tenía fundamento legal, votó para aprobar un decreto de amnistía que permitía declarar sumas por encima de las 250.000 rupias, mediante el pago de un impuesto del 50%. El 50% restante también se reintegraría en la economía blanca. Pero eso no es todo, la mitad de esta suma blanca (es decir, el 25% del total) quedaría bloqueada en una cuenta bancaria en forma de bonos durante cuatro años… tras los cuales el dinero se podría recuperar con intereses (lo que no sucede con el efectivo guardado en casa)[5].

El resultado ha sido un caos. El impactante anuncio provocó que la población se precipitara en masa a los bancos para cambiar estos billetes o depositarlos. En una semana, los indios habían depositado 2 billones de rupias en los bancos[6]. Pero la mitad de la población india, a pesar de las numerosas campañas, no tiene una cuenta bancaria[7]. Estos 600 millones de personas se ven obligados a hacer cola en ventanillas de instituciones bancarias para cambiar sus billetes, provocando rupturas de liquidez, el cierre de agencias y el bloqueo de cajeros automáticos[8].

De esta manera, el anuncio desencadenó un pánico generalizado que ya parece estar mitigando, cuando la población ya no tenía más liquidez para comprar, obligando a las tiendas a cerrar e impidiendo a los agricultores vender sus productos[9]. El consumo se ha desplomado literalmente y los más pobres (especialmente en las zonas rurales) han sido los más afectados[10]. Los financieros del mundo anticipan que se van a perder puntos de crecimiento y de PIB. Actualmente con una expansión de más del 7%, Goldman Sachs anuncia un 6,8% para el próximo trimestre, Deutsche Bank, un 6,5% y Ambit estima un alarmante 3,5%[11].

La oposición al nacionalista Modi se abalanza. Rahul Gandhi amenaza con hacer una serie de revelaciones ante el Parlamento, en relación a un caso de corrupción que involucra al primer ministro[12]. El antiguo primer ministro y precursor de la reforma económica, Manmohan Singh, habla de “error monumental de gestión”, de “caso de pillaje organizado y saqueo legalizado” y de riesgo de pérdida de 2 puntos de crecimiento[13].

fig-2Cajeros automáticos de billetes en la India, del 21/11/2016 al 08/12/2016. Azul: cola de más de 15 minutos; gris: sin billetes. Fuente: ZeroHedge.

Los Estados protestan por el lucro cesante en sus presupuestos, derivado del cese temporal de la economía, y aprovechan para bloquear el gran plan de reforma fiscal que tiene previsto implementar la India en el siglo XXI, el Goods and Services Tax (GST[14]).

El superpetrolero indio se balancea con fuerza, pero todos sabemos que una medida así no puede aplicarse a una nación de 1.200 millones de personas sin remover un poco las aguas.

¿Y si funciona?

Existen precedentes en materia de acciones de desmonetización de este tipo, de las cuales muchas han fracasado. Pueden destacarse Nigeria (1984, fracasó), Ghana (1982, fracasó, la población se centró en las divisas extranjeras y los bienes físicos), Birmania (1987, fracasó, ocasionó revueltas y represiones), Zaire (1990, fracasó, generó una inflación y un desplome del valor de la moneda local con respecto al dólar), Corea del Norte (2010, fracasó, coincidió con una mala cosecha, lo que desembocó en una gran precariedad alimentaria), Unión Soviética (1991, fracasó, provocó una pérdida de confianza y la dimisión de Gorbachov)[15].

¿Qué elementos nos llevan a anticipar el éxito de esta operación india? …(Para leer más / GEAB 110)

————————————————-

[1] Fuente: Economic Times of India, 10/03/2016.
[2] Jan Dhan: cuentas bancarias; Aadhar: identificación personal; Mobile: teléfonos móviles. Fuente: Zeenews, 06/11/2015.
[3] Fuente: The Indian Express, 21/07/2016.
[4] Es una oportunidad para familiarizarnos con las denominaciones monetarias indias. Aunque fueron los que lo inventaron, a los indios no les gusta el cero, por lo que hablan en rupias (siendo Rs la unidad de base), en Rs Lakh (100.000 rupias) y en Rs Crore (10 millones de rupias). Actualmente, los billetes de 500 rupias se corresponden aproximadamente con 7€ y, los de 1000 rupias, con 14€.
[5] Para una buena comprensión: BeMoneyAware, 28/11/2016.
[6] Fuente: India Times, 13/11/2016.
[7] Fuente: The Indian Express, 10/11/2016.[8] Fuente: T
he Wire
, 11/11/2016.
[9] Por ejemplo, en Kerala. Fuente: OnManorama, 13/11/2016.
[10] Fuente: The Wire, 13/11/2016.
[11] Fuente: Quartz India, 06/12/2016.
[12] Fuente: NDTV, 15/12/2016.
[13] Fuente: The Indian Express, 24/11/2016.
[14] Fuente: Business Standard, 08/12/2016.
[15] Fuente: The Economic Times of India, 16/11/2016.